viernes, 9 de diciembre de 2016

LA CARIDAD: "Noche de Virtud y Ronda de Pasión". Ronda Lírico Pasional Luis Pastrana Giménez. Cofradía Santo Cristo del Desenclavo. Jueves Santo, 2 de abril de 2015. Por Gonzalo Márquez.



Finalizada la festividad de la Inmaculada Concepción, se acercan días de más celebraciones, comenzando la del próximo 18 de diciembre, la mariana de la "Expectatione Partus Beatae Mariae Virginis", más popularmente conocida como festividad de Nuestra Señora de la Esperanza, llegaremos a la Nochebuena y Natividad del Niño Dios, el día de la Sagrada Familia, la celebración del comienzo de un Año Nuevo, la festividad de la Circuncisión de Jesús, del Dulce o Santo Nombre de Jesús, y la Epifanía o día de Reyes. Todo ello en apenas un mes. Serán días de recordar las necesidades de los más desfavorecidos, de benevolencia, de buenas intenciones y de intenciones de renovación. Se multiplicarán los actos que de diversa índole tratan de recaudar fondos, juguetes, ropa, o alimentos. Desde luego, un pequeño esfuerzo común para los que tenemos suerte de vivir con cierta comodidad. 

"Hogar de la Caridad". Plaza de Puerta Obispo. León. Foto Miguel Veny. 2015Sin embargo hay personas y espacios donde la labor por ayudar al prójimo se produce día a día, año a año, y ya desde hace 100.

Me gustaría compartir hoy, desde aquí, un fragmento de la Ronda Lírico Pasional Luis Pastrana Giménez, que la cofradía organizadora me encargó para llevar a cabo en la madrugada del Jueves Santo del año 2015 y que me llevó a hablar de la Virtud de la Caridad en el lugar en León, donde ese milagro se produce con continuidad, sin estacionalidad, protagonizada por los que menos tienen y por quienes les dedican su tiempo. 

Nunca olvidaré la presencia de las hermanitas Sirvientes Hijas de la Caridad, y al frente su superior, María Jesús Paularena cuando esperaban a la comitiva de la cofradía del Desenclavo, que por 10 minutos allí se detuvo para contar y transmitir, cual es de importante su labor, la de la Caridad.


 
Ronda Lírico Pasional "Luis Pastrana Giménez".
Cofradía Santo Cristo del Desenclavo. 

"Noche de Virtud y Ronda de Pasión" 

León, Jueves Santo, 2 de abril de 2015
Por Gonzalo Márquez García.




Fe, Justicia, Fortaleza y Templanza son las virtudes que han protagonizado hasta ahora, esta Ronda Pasional y cofrade de la Semana Santa, que la hermandad del Desenclavo me encargó mantener este año de 2015, y que ahora, siguiendo la enseñanza de San Martín, nos reúne a todos en el lugar de León donde la Caridad se demuestra día tras día.


Este entorno de la Plaza Puerta Obispo, recoge en su denominación lo que ya no existe, la romana Puerta Principalis Sinistra, que desde el año 917 se conocía ya por el nombre de Puerta Obispo. Edificio que, según una Real Orden del 15 de agosto de 1910, fue derribado junto con otras construcciones adosadas, tras la orden que dio el Gobernador Civil de León al arquitecto municipal Manuel de Cárdenas el 12 de diciembre de 1910. 


También existe otra plaza, la de San Salvador del Nido, que recuerda la iglesia que existió en este entorno, derribada en junio de 1967, y que ya existía en 1148, cuando el rey leonés Alfonso VII donó el templo a la Colegiata de San Isidoro. En esta iglesia parroquial también existieron cofradías, la del Santo Nombre de Dios, del Santísimo Sacramento, de Ánimas, y la de Nuestra Señora de la Piedad, con una imagen titular atribuida al escultor Bautista Vázquez, y que se puede ver participando en la procesión del Corpus de la Catedral de León. 


Y más cofradías hubo en este entorno, ya que en la existente iglesia de San Pedro de los Huertos, tuvieron casa las de San Cayetano, San Torcuato, la de San Andrés y la de Nuestra Señora de la Natividad. 


Barrio cofrade, también, este al sureste extramuros de la ciudad que acogió a tejedores, panaderos y serradores, a la sombra de la única torre romana que Almanzor dejó en pie en sus destructoras incursiones en León, la de los Ponce, que atrás dejamos al salir por la escalinata norte de la Plaza Mayor.


Pero ante todo, una mujer cuidando de unos niños, igual que hace Nuestra Señora del Rosario de la iglesia de Santa Marina, nos trae aquí, como la primera virtud entre todas, la Caridad, la muestra fundamental de amor por el prójimo, la actitud que desde el Concilio de Trento se destacó para acceder a la salvación por encima de la Fe y la Esperanza, las otras dos virtudes teologales. Por ello, de entre todas las Virtudes, la más importante es la Caridad, por eso esta noche, era importante llegar hasta aquí, con el esfuerzo que supone hacer este largo recorrido que propuse a la cofradía del Santo Cristo del Desenclavo, para la Ronda Lírico Pasional de este año.


El 18 de noviembre de 1906, se funda en León la Asociación Leonesa de Caridad, como heredera de la Asamblea provincial de la Cruz Roja, y adquiere el 18 de mayo de 1907 la casa de los Cabero al Canónigo Cayetano Sentís y Gran, solicitando un préstamo a la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de León, con el fin de atender a los soldados maltrechos de la Guerra de Cuba y los obreros y campesinos parados de León, estando desde aquel origen, en directa colaboración con las Hijas de la Caridad, que aúnan dedicación y esfuerzos desde 1907.


Este es el inicio sintetizado de una asociación que bien podría ser llamada cofradía, y cuya historia de más de 100 años fue publicada en el año 2006 por Alejandro Valderas.


120 voluntarios, las cuotas de 469 socios, la coordinación con caritas diocesana que no tiene comedor social, la colaboración con la obra San Vicente de Paúl, y las nueve hermanas sirvientes Hijas de la Caridad, posibilitan, que hoy, Jueves Santo, desayunen aquí unas 80 personas, que puedan comer 112, y que la noche pasada, cenasen un centenar. Que tres mujeres maltratadas, con hijos, puedan ser atendidas y protegidas, y todo ello sin valorar credo, ni sexo, ni edad, de los que aquí acuden, y siendo todos recibidos respetando su cultura.


José Carlos Barrionuevo Torrellas, vicepresidente de la Asociación leonesa de Caridad, me afirmaba literalmente que, "Vivimos del milagro diario", y solo ver la sonrisa y cordialidad de trato de María Jesús Paularena, superior de las Hermanas Sirvientes, hace comprender lo importantes que son las personas para el resto de las personas. Y, ahora, con la Caridad como estandarte, me pregunto, si merece la pena abonar la cuota en las cofradías de las que soy hermano y por cuya devoción me pongo mi hábito de penitencia una vez al año, o si es mejor dejar de serlo y usar ese poquito dinero para que esta asociación, posiblemente la mejor cofradía de León, la más importante si lo fuera, lo use con el mejor fin que pueda haber.


Aunque también creo, que en las cofradías de la Semana Santa de León es posible lograr este fin, y permitidme tan solo cuatro apuntes y que me traslade ahora a Sevilla, porque si trajimos las agrupaciones musicales para acompañar nuestros pasos, también podemos mirarnos en otros espejos. 


La primera cofradía en Sevilla en fundar una bolsa de caridad fue la del Gran Poder en el año 1953. La hermandad de los Javieres, destina en este momento un 50% de sus ingresos a caridad, y la cofradía de San Gonzalo recoge en sus estatutos la obligación de destinar un mínimo de un 20% de sus recursos económicos a caridad, en el presente es un 40%, y así todas y cada una de las hermandades sevillanas. Pero aún es más si hablamos de los economatos sociales de los barrios, y del proyecto Fraternitas, el que une a todas las cofradías en la acción social, de caridad y ayuda en el barrio de las 3000 viviendas, cuya dirección y coordinación recae actualmente en Maruja Vilches, mi Hermana Mayor de los Javieres, una de las cinto primeras mujeres en ponerse el hábito de penitencia nazarena en la Sevilla cofrade moderna. Fue en 1985, con una autorización especial del hoy cardenal franciscano emérito de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, el vallisoletano que pregonó la Semana Santa de León en el año 2011.


La Asociación leonesa de Caridad, ha logrado recaudar en el pasado año 2014, 380.000 euros, teniendo un déficit en este momento de 26.000 euros, porque no solo proporciona acogida a mujeres maltratadas, y alimento a quien lo necesita, también facilita duchas, lavado de ropa y planchado de la misma a los más abandonados.


Entre los colaboradores con la Asociación leonesa de Caridad de León, aparte de recibir 71.500 euros en subvenciones, se encuentra el banco de alimentos, Alimerka, Merkadona, Lácteas San Vicente, Patatas hijos de José Luis Gómez, legumbres de Santa Maria del Páramo de Fernando Álvarez Carbajo, el pan corre a cargo de la Fundación CEPA González Diez de Vegaquemada, que además proporciona material para la cocina. También colaboran Alimentos Naturales Sociedad Anónima, Aceite Carbonell de Córdoba, Comercial Oblanca, Gestoría Arturo Labanda, en informática la empresa Proconsi, la fundación Benéfica Fernández Peña, la fundación San Antonio abad del Cabildo Catedralicio de León, el Hospital y hermanos de San Juan de Dios, los Padres Capuchinos de la iglesia de San Francisco, y las parroquias, de San Marcelo y de San Salvador del Nido, junto con el Cabildo de San Isidoro, y la Escuela leonesa de hostelería.


Y es cierto que en las cofradías leonesas hemos avanzado en el compromiso con la Caridad, la que se nos muestra de frente a vosotros, pero aún no de un modo autoregulado, estable y continuado. Incluso es cierto que algunas cofradías han colaborado con la Asociación Leonesa de Caridad, aportando, entre todas, y económicamente el año pasado, (2014) unos 4.600 euros en total, y tan solo, haciéndose cargo de algunas comidas puntuales, o entregando algún pequeño donativo, aparte de aportar algunas mantas y la entrega de alimentos perecederos en Navidad, porque parece que el resto de los meses del año, no debe haber necesidad. 


Las cofradías que han ayudado en algo a la Asociación Leonesa de Caridad, también hay que decirlo, han sido las del Glorioso y Milagroso Pendón de San Isidoro, Dulce Nombre de Jesús Nazareno, Santa Marta y la Sagrada Cena, Real Hermandad de Jesús Divino Obrero, Siete Palabras de Jesús en la Cruz, Nuestro Señor Jesús de la Redención, Maria del Dulce Nombre y Santo Sepulcro-Esperanza de la Vida.


Este rincón no se destaca por el paso de procesiones de nuestras cofradías de Semana Santa, apenas Jesús Obrero y el Gran Poder rozan lateralmente los muros de este centro de la Caridad leonesa. Sin embargo, esta asociación subraya el sentido que una cofradía ha de tener, y por lo que debemos entender su nombre. 


Cofradías, iglesia, igualdad, tradición, modernidad y Caridad, son conceptos que no están reñidos, es más, pueden ir de la mano, o deben ir de la mano, como así se demuestra, y este ha de ser el camino en nuestras cofradías de León, si lo que buscamos es perpetuarlas como tal. 


Y así, este mantenedor se resiste a perder la Esperanza para que la Semana Santa de León sea más que unos simples logotipos en carteles, que anuncian las procesiones a los turistas del mundo, como algo interesante, como una atracción, como un espectáculo, cuando la Asociación Leonesa de Caridad, aquí, en esta plaza de Puerta Obispo demuestra lo poco atendemos los cofrades, al amor por los demás.


Y en la búsqueda de la Esperanza, ha de continuar esta ronda.


NOTA. Web de la Asociación Leonesa de Caridad. http://www.asleca.org/

No hay comentarios:

Publicar un comentario