martes, 17 de noviembre de 2015

MARÍA SANTÍSIMA DE LA MISERICORDIA. Ana Rey y Angel Pantoja. 2015.


Maria Santisima de la Misericordia. Cofradia de las Bienaventuranzas. Leon. Foto. G Marquez. 2015."Tu Misericordia va más allá de los cielos 
y tu fidelidad alcanza hasta las nubes" 
(Sal. 107, 5) 



Los escultores Ana Rey y Ángel Pantoja han entregado una nueva imagen en la ciudad de León, que no será la última, según encargo de la cofradía Santo Cristo de la Bienaventuranza, a fin de sustituir a otra de esta hermandad, la Virgen de la Pasión, por sugerencia del Obispo de la Diócesis de León. En septiembre del año 2014 surge la idea en el seno de la cofradía por sustituir la representación mariana citada de la hermandad, y el 28 de octubre la junta de seises de la cofradía decide el cambio de imágenes, esta y la representación del Señor con la Cruz. El 13 de diciembre del mismo año la junta de seises se convocan a braceros y braceras de los pasos a fin de comunicarles la decisión y recibir la aprobación para acometer el proyecto, algo que sucede y el 19 de enero de 2015 tiene lugar la firma del contrato de la cofradía con los autores, que tienen la obra prácticamente finalizada desde el mes de mayo del presente. Desde entonces hasta que la imagen llega a León el 13 de noviembre de 2015, se hacen pequeños cambios y se realizan diferentes pruebas para el atuendo de la imagen por David Calleja y José Antonio Moreno Bernal. 



Maria Santisima de la Misericordia. Cofradia de las Bienaventuranzas. Leon. Foto. G Marquez. 2015
Bajo la advocación de María Santísima de la Misericordia, se ha bendecido a la 1 de la tarde del domingo 15 de noviembre en la iglesia parroquial de San Claudio.



Ana Rey y Ángel Pantoja han realizado una imagen de la Virgen María de candelero, tallando el rostro y las manos, de un metro y sesenta y nueve centímetros, vestida, en su bendición y en sintonía con la obra, por David Calleja.



Los escultores vuelven de nuevo a establecer un nexo de unión directo entre la tradición imaginera y devocional, de la escultura española, con un concepto que roza una corriente hiperrealista en la imaginería contemporánea, en cuanto a la búsqueda de una belleza formal e ideal que eleva la imagen a representación de la bondad y de la virtud, como atributos propios de lo divino. Y todo ello al servicio de un fin y función religiosa que viene reforzada por la advocación escogida por la cofradía y los propios artistas: Misericordia.



María Santísima de la Misericordia trasmite sosiego al observarla. Ana Rey y Ángel Pantoja han logrado representar a una madre compasiva en un dolor sereno a través de un trabajo exquisito y pulcro, tanto en el tallado y modelado de las manos entrelazadas y el rostro equilibrado, como en la labor de policromía que, aunque, teniéndonos acostumbrados, resulta en esta ocasión especialmente fino y minucioso, delicado en las encarnaciones de los labios y contorno de ojos, y con un resultado de excelencia en el detalle de pintura de unos ojos que otorgan un halo de vida a esta nueva obra de los artistas gaditanos. Una mirada, la de la Virgen María, a la que invoca la bula de proclamación y convocación del jubileo extraordinario de la Misericordia, que tendrá lugar entre el próximo 8 de diciembre de 2015 y el 20 de noviembre de 2016. (Roma, 11 de abril de 2015)



La advocación de María Santísima de la Misericordia, es, por tanto, un aspecto destacado, puesto que la Virgen María es "Madre de la Misericordia", pero no entendido como atributo propio, puesto que este emana directamente de Dios, sino por participación, ya que la Virgen María es la madre de Dios hecho hombre. La misericordia, según Marie Joseph Huguenin, es "más que la compasión, (...) la capacidad de identificarse con el otro" y esta, "(...) adquiere una fuerza nueva para humanizar nuestra sociedad y ayudarla a que consiga su objetivo: la promoción humana". 



Y, precisamente, la nueva obra de Ana Rey y Ángel Pantoja, es ante todo, humana en su concepción por la naturalidad y detalle del entrelazado de sus manos, que, sin tensión, muestran confianza y serenidad. Humanidad que, también, reflejan las lágrimas de su rostro, literalmente surcado por cinco gotas, las que simbolizan las cinco últimas efusiones de sangre de Cristo en su Pasión según las visiones de San Buenaventura, que se corresponden con las heridas en las mejillas al ser abofeteado, la coronación de espinas, la flagelación, la crucifixión y la lanzada en la cruz.


En definitiva María Santísima de la Misericordia es una lograda Virgen Dolorosa realzada por el trabajo de los vestidores David Calleja y José Antonio Moreno Bernal, que asumen destacar el bello rostro de la imagen con un sencillo y discreto tocado suelto de encaje antiguo, a modo de mantilla, para reforzar el trabajo de Ana Rey y Ángel Pantoja.


BRACERAS.
90
MÚSICA.
Banda de música de la cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno. (León, 1997) 

Maria Santisima de la Misericordia. Cofradia de las Bienaventuranzas. Leon. Foto. G Marquez. 2015. 10

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario