lunes, 20 de abril de 2015

VENTURA DE VALDÉS Y NO BUENAVENTURA, FUE EL PRIMER ABAD DE LA COFRADÍA DE JESÚS NAZARENO

Este artículo fue publicado en la revista anual de Semana Santa editada por la cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno. (León, 2015, págs 23-25)

Un error histórico de conveniente solución a fin de honrar al verdadero hermano vincualdo a la fundación de la hermandad nazarena leonesa.

Nuestro Padre Jesús Nazareno. León. Foto G. Márquez
El avance experimentado en el conocimiento de las cofradías penitenciales leonesas, y de su Semana Santa, desde mediados de la década de 1990 nos ha arrojado la visión de estas desde unas perspectivas diferentes, puesto que las referencias históricas con las que contamos ahora, de base documental localizada y concreta, han ampliado nuestra comprensión de éste fenómeno religioso católico, de carácter social, teñido de artes variadas que resulta, por ello, un testimonio cultural que nos corresponde conservar y transmitir del modo más genuino a quienes nos reemplacen.

Por otro lado la investigación histórica no ha de quedar únicamente en una recuperación de datos y divulgarlos para su conocimiento público que, en la práctica, su lectura solo lleva a satisfacer a unos pocos y de estos, a la mayor parte les va interesar la mera anécdota de los hechos que se relatan sin más.

Sin embargo, este conocimiento ha de llevar a una reflexión inmediata, que en primera instancia debe reconocer los cambios y asumirlos para incorporarles a la historiografía, y en segundo lugar usar esta comprensión con el fin de incorporar al presente, en la medida de lo posible, lo perdido en el tiempo que en el caso de una cofradía puede reflejarse en la recuperación de las devociones, la renovación en la celebración de las festividades originarias de su fundación, en el rescate del modo en que pudieron realizarse estas incluyendo a las propias procesiones como manifestación pública y evangelizadora vocacional que han de mantener las hermandades de penitencia.

Articulo Cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno. Revista Semana Santa León 1928
Solo a través del rescate de nuestro pasado podemos dar sentido al presente en nuestras cofradías y planificar un futuro en consonancia con nuestras tradiciones, que son las que podemos justificar y de las que podemos hablar cuando tenemos una certeza documental.

Todo esto, en el caso de nuestra actual cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno ha de asumirse dentro de la normalidad. Los nuevos datos que hemos ido descubriendo han de incorporarse a la  historia actualizada de la hermandad nazarena leonesa para su óptima transmisión y, además, deben analizarse aquellos hechos que perdidos en el tiempo, fueron originariamente los que proporcionaban un sentido estricto y unos valores destacados para la existencia y desarrollo de la cofradía, más allá de la realización de la procesión penitencial del Viernes Santo a la mañana, y asimismo estimar su nueva incorporación reglamentada y actualizada a la liturgia, cultos, formas y valores en el seno de la iglesia Católica del siglo XXI, y en consonancia con los modelos de cambio ya asumidos por múltiples hermandades de toda la geografía de España.

Así hemos de comenzar por el principio y, al igual que el año pasado planteé la recuperación de la festividad principal de la cofradía de Jesús Nazareno, (la celebración de la Circuncisión del Señor, según los documentos del origen de la misma el 9 de julio de 1610 como en la regla de la hermandad del 4 de febrero de 1611)  en esta ocasión quiero reivindicar la reclamación para difundir el verdadero nombre de quien fue el primer abad de la cofradía de Jesús Nazareno, Ventura de Valdés, a quien se continúa nombrando como Buenaventura de modo erróneo a la luz de la documentación original difundida desde 1998.

La primera referencia historiográfica, entre mis notas, que describe el origen de nuestra cofradía, se encuentra en una revista titulada: "Semana Santa León 1928", que incluye un artículo titulado "Cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno", sin autoría, que en su página 4 señala que: "Estos Estatutos antiguos fueron redactados por el primer Abad D. Buenaventura de Valdés, (...)"  y donde, dicho sea de paso, señala la existencia de los citados estatutos originales de la hermandad en el archivo de la propia cofradía, de los desconocemos que paradero han tenido después de aquel año de 1928.


Ilustración del paso del Nazareno. Semanas Santas leonesas. León y la Inmaculada. León. 1937-1938
Tras aquel artículo, y durante 70 años, se fue reproduciendo el nombre de Buenaventura como el del fundador de la cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno, cometiendo todos los autores dos errores no conscientes, puesto que nunca se planteó una comprobación documental, dando por válida la citada reseña. Estos errores son fundamentales a día de hoy, y son que la descrita cofradía fundada no era la del Dulce Nombre de Jesús Nazareno, sino la de Jesús Nazareno, y el segundo era que el primer abad no tenía por nombre Buenaventura sino Ventura.

Pero continuemos por partes. Otro ejemplo en el que se reproduce la misma información, errónea como veremos después, la encontramos en las conferencias radiofónicas de Aurelio Calvo, 1937-1938 que con el título, "Semanas Santas leonesas, León y la Inmaculada", en su página 58 cita del mismo modo a Buenaventura de Valdés como fundador de la cofradía del Dulce de Nombre de Jesús Nazareno.

Podemos encontrar estas noticias repetidas una y otra vez en medios de prensa y otros soportes de divulgación con continuidad en el tiempo hasta nuestros días.

Sin embargo, en 1998, el hallazgo de los documentos que dan constancia de las negociaciones iniciales y culminación de la compra de una capilla a los frailes del convento de Santo Domingo, por parte del abad de la cofradía de Jesús Nazareno en 1610, Ventura de Valdés, nos proporciona una perspectiva muy distinta a lo que estábamos acostumbrados a leer que, hasta entonces supuso una verdad no cuestionada, algo que por una parte podría resultar lógico.

Firma de Ventura de Valdes. 1615. 21 de abril
La documentación, cuyos originales hallé entonces y se conservan al día de hoy en el Archivo Histórico Provincial de León, (A.H.P.L. Protocolos de Francisco Pantigoso, 92, 130, fols. 337-348) fue publicada por Márquez García con el titulo: “Fundación de la Capilla de Jesús Nazareno en el convento de Santo Domingo de León, 1610-1615” (Diario de León. Revista Filandón, 11 de octubre de 1998), y la información que allí encontré difería ya con aquellas noticias iniciales referidas y que aportaban los datos sobre el origen de la cofradía nazarena de León. La divulgación en aquel momento, así como en las publicaciones que a posteriori he realizado, iban a cambiar, tanto en lo que respecta a la denominación de la cofradía, como el nombre de su primer abad tomando como base inequívoca el texto original localizado, donde citaba en más de una ocasión a Ventura de Valdés como abad de la cofradía de Jesús Nazareno. No era, por tanto, Buenaventura su nombre, y no solo eso, puesto que aportaban la firma del mismísimo Ventura de Valdés, el 21 de abril de 1615, que sirve de prueba innegable, y nos abría un apasionante campo de reflexión sobre el origen de la hermandad, que ya estaba organizada en 1610, y por los datos que arroja el documento notarial, posiblemente en funcionamiento desde el año 1608, así como que la hermandad estuvo desde sus inicios compuesta por "cofrades y cofradas", términos incluidos en el documento que iniciaba las gestiones de compra de la capilla al convento de Santo Domingo, para la cofradía de Jesús Nazareno el 9 de julio 1610.

De este modo y con esta terminología ya me referí con posterioridad, año 2001, al desgranar algunos datos históricos de la cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno en el polémico libro "Semana Santa de León". (José-Román Flecha Andrés, Fernando Llamazares Rodríguez, Gonzalo Márquez García, Luis Pastrana Giménez. Ed. Edilesa, León, 2001) 

Dos años después, en el 2003, tiene lugar la publicación de la Regla de la cofradía en base al trabajo del investigador Xuaxús González con prologo del Cronista de León Luis Pastrana, y editada por la cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno de León. (Xuaxús González y Luis Pastrana. Cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno. "La Regla de 1611". 2003)

Tanto en la trascripción de las normas originales de la cofradía, como en el estudio de las mismas que el autor va desgranando, queda constancia muy clara y documentada de que el abad de la cofradía de Jesús Nazareno de León en 1611, es Ventura de Valdés, y así González afirma del mismo modo en esta publicación de la propia cofradía que "Ese es el nombre del abad de la cofradía en 1611, no Buenaventura como hasta la fecha se ha venido diciendo." Quedaba, por tanto, confirmada toda la documentación publicada entre los años 1998 y 2001, que a su vez también validaban la difundida en el año 2003.

Nuestro Padre Jesús Nazareno. León. Foto G. Márquez
Desde entonces y hasta el presente, a pesar de la demostración documental tan específica, sólida e incontestable que se ha presentado, divulgado y publicado entre los años 1998 y 2003, -¡diecisiete años después!,- se ha continuado utilizando la denominación contrastadamente errónea de quien fue el primer impulsor conocido de la actual cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno y que la propia hermandad ha honrado como su fundador, pero cayendo en la contradicción de utilizar un nombre distinto al que el generoso Ventura de Valdés usó para rubricar con su puño y letra la compra de la capilla del convento de Santo Domingo donde tendría su sede la cofradía de Jesús Nazareno.

Sirva pues, este breve recorrido historiográfico para reivindicar el nombre de Ventura de Valdés como abad de la cofradía de Jesús Nazareno ya en 1610, como promotor y mecenas de la hermandad de nazarenos de León y dejar como una mera anécdota que, durante 87 años, un posible error de trascripción nos hiciese a todos los autores, divulgadores de la Semana Santa de León, utilizar un nombre equivocado para referirnos a este leonés al que todos los hermanos de la cofradía tenemos tanto respeto, y en agradecimiento, le debemos reconocer de un modo definitivo por el nombre de Ventura de Valdés. 

Hno. Gonzalo Márquez.
León, 26 de noviembre de 2014




No hay comentarios:

Publicar un comentario