martes, 27 de enero de 2015

CARTEL, CULTOS DE CUARESMA. León, 2015. Blog "El SEISE"



Al entrar en el mes de febrero de este año 2015 se acelera el mundo cofrade, y las prisas de preparativos de todo tipo porque se acerca una nueva Cuaresma. 40 días de reflexión hasta que el Señor éntre en Jerusalén y dé comienzo la Semana Santa. Son los días de la multiplicación de las actividades, conciertos, exposiciones, idas y venidas, reuniones de braceros, discusiones, e incluso desencuentros. Es como si todo sucediera en Cuaresma hasta que llegue la Semana Santa y en León, de modo particular, el Viernes Santo. Ese día presente en el subconsciente del papón leonés, sea de un solo día o actúe como cofrade todo el año.

En Cuaresma, los últimos años, se han ido realizando cultos devocionales a las representaciones de la Pasión de Cristo y a la Soledad y Dolores de su Santa Madre, pero de un modo titubeante, con cierta timidez, con poco arrojo, y todo hay que decirlo, sin encontrarse extendida esta práctica piadosa que acerca a los hermanos de las cofradías, les une, y les sirve de proyección y preparación, incluso sin percibirlo, porque se mimetiza con compartir unas cervezas en un bar acompañadas de un buen debate paponil, o se centra en el pensamiento perdido sobre los recuerdos personales pasados como niño con la Cruz, o como bracero de este u otro paso mientras suena la marcha en un escenario durante un certamen de bandas.

Esta nueva Cuaresma y a estas alturas, aún no presenta un programa cofrade concreto ni extenso, en León somos en todo muy "sobre la marcha".

San Francisco y Santa Nonia centrarán besapies y besamanos, del Señor Nazareno con la Cruz y en una de sus Tres Caídas, y también del Señor del Cautivo de Medinaceli y de la Soledad de las Angustias. Santa Marina celebrará el Triduo del Desenclavo, como en Jesús Obrero con su besamanos a la Soledad del Sábado Santo. San Marcelo honrará al Cristo en la Cruz de Gregorio Fernández, y el Sacramentado de San Isidoro permitirá salir al Señor Cautivo que se transforma en cautivador por su porte humilde. Se irán desgranando los cultos, quizás otros se establezcan, se renueven o recuperen, pero bien podrían ser organizados en un programita sencillo de mano para mostrarle a ciudadanos y turistas, que en cuestión de cofradías, no todo es Semana Santa, también existe la devoción en momentos señalados y la Cuaresma es de los más apropiados.

Los Vía Crucis por la calle en León los dejamos para la propia Semana Santa, o los hermanos no nos hemos atrevido o no nos han dejado llevarlos a cabo en la Cuaresma, pero las Juntas de Seises y la Iglesia parece que prefieren quedarse así, que lo otro es mucha pamplina,  aunque esta piadosa, pública y tradicional profesión de fe, sencilla, sin ningún ornamento, se puede hacer libremente en nuestra sociedad a diferencia de otras comunidades cristianas, asediadas donde son masacrados nuestros iguales, que por declarar sus creencias son asesinados. Por ellos, nuestros Vía Crucis tendrían un sentido: el de continuar un camino de paz, de solidaridad cristiana por los perseguidos, y como no, de meditación personal y ejercicio público espiritual.

Pero si hay un acto cuaresmal destacado, este es el novenario a Nuestra Señora de los Dolores en la iglesia de Santa María la Antigua del Camino, donde reposa la Virgen del Mercado, que cada Viernes de Dolores enseñará al Hijo muerto, el asesinado por enseñar su fe, por difundirla, como lo hacen los comprometidos cristianos de aquellas partes de la tierra donde algunos escenifican el fin del mundo.

Desde la edición del Blog EL SEISE, quiero recordar en esta Cuaresma a la Virgen del Mercado y especialmente al Señor que en su muerte sostiene sobre sus piernas. María, Madre de todos, también nos acogerá al resto, como lo hizo apenas hace un año con un joven papón leones, de los de casta y devoción, de los que trasforman en arte el terciopelo con hilo de oro y a las flores en jardín celestial, y que a los pies de la Virgen y a los de ese Cristo del que nadie se percata, hizo su último suelo, cubierto de rosas blancas, como debe ser en el cielo, donde una de ellas ya se eleva, como si alguien la llamase a pasar a otro mundo, como el alma que se nos va en el momento que la vida física desaparece al citarnos a partir.

Por él, por el papón joven que creyó, que luchó y que nunca perdió su esperanza, por el artista que dejó su alma al alcance del mejor de los nacidos en una bella rosa blanca, para su familia, y para todos los papones de León que bajo la mirada de la Señora del Mercado se encontrarán el próximo Viernes de Dolores, dedico este cartel de la Cuaresma 2015.

Hermano Álvaro Labanda Urbano. !Va por ti!

Feliz Cuaresma cofrade a todos.

G. Márquez.

1 comentario:

  1. Cuando vi el cartel pensé : preciso, y mi mente se fue a Sevilla al Misterio de Santa Marta. Ahora que leo esto aun me parece más bello, pura poesía.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar