sábado, 6 de abril de 2013

UN SACERDOTE DE LEÓN AFIRMA QUE EN LAS COFRADÍAS NO PUEDE HABER DEMOCRACIA Y NIEGA LA IGUALDAD ENTRE HERMANOS Y HERMANAS


En la Junta General de la cofradía Minerva y Vera Cruz, la Iglesia de León a través de las palabras del sacerdote Mauro Melón Santamarta, estableció dos escandalosos principios que en el año 2013 suponen la negación de dos de los principales logros sociales de los ciudadanos españoles, que se han negado para el normal funcionamiento de una hermandad. La Democracia y la Igualdad.

Mauro Melón, consiliario de la cofradía, como si en una homilía se tratase, dijo que; “EN LAS COFRADÍAS NO PUEDE HABER DEMOCRACIA”, afirmando que “LOS HERMANOS NO PUEDEN NI TIENEN DERECHO A VOTAR NADA EN LAS JUNTAS GENERALES”. 


Por otro lado, también expresó que "EN UNA COFRADÍA LAS MUJERES NO SON IGUALES QUE LOS HOMBRES” argumentando para ello que “NO PUEDEN TENER LOS MISMOS DERECHOS, PORQUE EN LA IGLESIA TAMPOCO LOS TIENEN”.

El Sr. Melón había asistido a la Junta General de Hermanos de Minerva y Vera Cruz agitado por los miedos del abad de la cofradía, que se enfrentaba a la petición por escrito de un hermano de la misma, presentada en la secretaría de la cofradía, para que se incluyese en el orden del día una votación para que los hermanos y hermanas de la cofradía decidiesen si las hermanas podían vestir el hábito penitencial en las procesiones de la Semana Santa. Adelanto que la petición no fue tenida en cuenta para su incluisión en el orden del día y que el abad se negó, tras un debate, a decidir en votación la propuesta.

La reclamación tiene antecedentes en el año 2012, cuando el mismo hermano se había dirigido a la Junta de Gobierno, formalmente y por escrito, solicitando una explicación para conocer porqué a su hija, también hermana, debía explicarle y negarle el salir en la misma cofradía de la que era su padre. La niña estudia en un colegio religioso de León, Sagrado Corazón de los Jesuitas, recibiendo una educación en igualdad junto con otros niños y niñas de la ciudad, y no entiende porqué sus compañeros de clase pueden salir como hermanos de la citada cofradía y a ella no se lo permiten puede. 

Aquella reclamación no fue contestada por escrito por parte del abad de la cofradía, dándose respuesta en la Junta General del año 2012 por parte de algún componente de la Junta de Seises, señalando simplemente que tradicionalmente las mujeres salen de manolas si quieren, sean o no sean hermanas. Sin más. 

Hay que recordar que la citada cofradía tiene unos estatutos, reglas, de 1927 realizados durante la dictadura de Primo de Rivera que en ningún capitulo niegan que la mujer pueda salir en las procesiones, todo lo contrario, establecen que sí pueden salir, en el lugar donde se ordenase, y en cuanto a su vestimenta, señalan un habito penitencial y capillo sin diferenciar vestimenta por sexos. 

Aquella Junta del Domingo de Ramos del año 2012 caminó hacia una discusión interna en la que particularmente me decanté por la igualdad de trato y derechos para las hermanas de la cofradía, actualmente un 10% de los aproximadamente 1600 componentes totales de la hermandad. La discusión derivó en mi solicitud para realizar una votación en la misma Junta General de hermanos, algo que ya se ha realizado en ocasiones anteriores, a lo que la Junta de Seises con su abad a la cabeza se negaron a llevar a cabo. Fue incomprensible no acceder a una petición en el lugar donde se debe hacer, y donde se han de resolver todos los temas trascendentales que atañen a la cofradía. Lo que sucedió es que el voto iba a ser positivo y la testosterona rancia de algunos se iba a licuar. 

La situación transcendió a los medios de comunicación, y la periodista Susana Vergara publicó un articulo sobre lo acaecido en la edición del Diario de León del Lunes Santo, que, con alguna inexactitud referente a la duración de la Junta, provocó malestar en el abad, principalmente, y una reacción represiva contra quien escribe éste articulo, cronista e historiador de Minerva y Vera Cruz entre los años 2001 a 2011, que presentó su renuncia, “viendo la que se venía”, el Viernes de Dolores del año 2011. 

Con éste panorama se veía la Junta del Domingo de Ramos de la cofradía en éste año 2013, y sorprendentemente, el abad de la cofradía debió pedir ayuda al sacerdote consiliario y director nato, según estatutos de la cofradía, el Sr. Melón, con la intención, según contaba por tascas y círculos cofrades de León, de “tapar la boca” a “Gonzalin”, nombre con el que se refería a quien firma esta reflexión, y por ello, en reciprocidad de tal trato me refiero a éste abad como "Caifás", mote popular con el que es conocido desde hace años entre los braceros del paso de la Oración del Huerto de la cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno. 

He de decir, de paso, que a día de hoy, 6 de abril, aún no he recibido la convocatoria para tal reunión, motivo de impugnación de cualquier decisión tomada en la Junta Ordinaria en muchas cofradías de la geografía española. Al no ser convocado ni recibir información alguna de los actos de la cofradía de la que soy compontente, y en la que me encuentro al día en mis cuotas, no asistí, sorprendiendo a muchos hermanos y hermanas, pero sobre todo, no fuí por pensar en el beneficio de la cofradía, que realmente creo que componemos todos, aunque la conducta autoritaria de los gobernantes no electos por los hermanos, ni siquiera refrendados en una Junta General, sea contraria a los principios de hermandad que deben ser el primer aspecto a atender. 

Así, por no provocar tensiones en días donde debe respetarse el sentido penitencial de nuestras procesiones, la idea de hermandad, y con la intención de alejar cualquier debate tangencial a la propia vivencia y expresión de la Semana Santa, decidí irme cuando la Virgen del Mercado volvió a su casa de la calle Herreros el Viernes de Dolores, viajando a Sevilla, donde disfruté con grandes cofrades de los que he aprendido múltiples valores y conceptos, pero eso es otra historia. 

Que me ausentara de León. y de la puja de los pasos de los que soy bracero, no fue la solución para olvidarme de mi hermandad, ni de los tristes y decepcionantes acontecimientos y situaciones que se habían producido.

Fueron muchos hermanos los que poniéndose en contacto conmigo. me trasladaron, decepcionados e indignados, la homilía doctrinal y el sermón que el Consiliario de la Cofradía, el Sr. Melón, había ofrecido gratuitamente y con descaro, a los hermanos y hermanas de Minerva y Vera Cruz, para justificar que no se podía hacer una votación libre para que se decidiese si hermanos y hermanas podían ser iguales bajo un hábito de penitencia en una procesión de Semana Santa, atentando a valores democráticos y marginando a las hermanas de la cofradía, que entran en la misma rellenando un cuestionario y pagando la misma cantidad económica por su ingreso y también una cuota anual idéntica.

Lo curioso del caso es que en Juntas Generales anteriores sí se han votado propuestas que han surgido en la propia Junta, y que no estaban incluidas en el orden del día. Por significar una importante y trascendental, de la que se siente orgullosa toda la Junta de Seises, hemos de recordar como en el año 1999 se propuso y votó el poner la carroza donde se saca la Custodia con el Santísimo, en la procesión del Corpus Chico, a hombros de los braceros de la cofradía, previa autorización del Obispo de León. En la votación ganó el “si”, posición que particularmente defendí, y así se hizo.

Sin embargo, quince años después, la voz de la Iglesia de León, señala que los hermanos no tienen derecho a votar nada. Me pregunto si tiene efecto retroactivo. Porque si es así, deberíamos anular cualquier decisión tomada en votación libre y democrática llevada a cabo en las juntas generales de las cofradías leonesas, ya que, quiero entender, que está "norma" que demuestra poca inteligencia y gran estupidez, debería extenderse a todas las cofradías leonesas, ya que si es una directriz establecida por el Obispo de León, Julián López, tendrá que aplicarse a las dieciséis cofradías y hermandades de la Semana Santa de León. 

También podemos pensar que el Consiliario Sr. Melón, se tomase la libertad personal, muy torpe, de dar su opinión personal, saltándose una autorización del Obispo de León y toda la evolución reciente de la sociedad española y de las asociaciones de fieles reguladas según el Derecho Canónico promulgado por el Papa Juan Pablo II, el 25 de enero de 1983, y al que aún no se han adecuado, 30 años después, una buena parte de las cofradías leonesas, algo que nos hace sospechar, que ningún Obispo habido en León, en éste largo periodo, ha hecho nada por obligar a las hermandades a asumir el espíritu y las normas establecidas por el Sumo Pontífice de Roma, y por tanto justifican que la idea obsoleta que contradice el principio de hermandad en cuanto a las decisiones tomadas por los cofrades en libertad, argumentadas por el Consiliario de la cofradía de Minerva y Vera Cruz, sean las ordenadas por el propio Obispo Julián, y que resultan totalmente distintas a los preceptos ordenados por otros Arzobispos y Obispos de distintas diócesis en España. 

Parece, por tanto, que los hermanos y hermanas de Minerva y Vera Cruz no tienen los mismos derechos de manifestar su opinión mediante la libre votación como otros cofrades de distintas hermandades españolas y por ello, para aplaudir o decir la retahíla popular y tradicional leonesa del “que sea enhorabuena”, mejor nos quedamos en casa o acompañamos a la Catedral al Sr. Obispo y su Cabildo en la procesión de los Ramos, en vez de asistir a la Junta General de la cofradía de aquí en adelante.

En el caso que el Consiliario Sr. Melón no trasladase las órdenes de la cabeza de la Iglesia de León, el Obispo Julián debería tomar medidas contundentes, relevando a Mauro Melón de su cometido en la cofradía Minerva y Vera Cruz, incluso interviniendo la Junta de Seises de la misma hermandad a fin de obligar a redactar unas reglas coherentes con las normas generales que rigen las asociaciones de fieles de la Iglesia en el siglo XXI, que en éste caso llevan desde el año 2001, “doce años”, en redacción y corrección continuada por parte de la Junta de Seises, (parece la obra de la Catedral de León) y rechazándose sucesivamente su aprobación desde el Obispado, por algo será. 

Si la negación de la democracia en el seno de la cofradía de Minerva y Vera Cruz fue un hecho sorprendente por parte del Consiliario Sr. Melón, más aún ha sido su convicción al afirmar que las mujeres de la cofradía no han de tener los mismos derechos que los varones, defendiendo que no pueden vestir la túnica de la cofradía. 

Es vergonzosa la teoría con la que el Consiliario Sr. Melón ha tratado de convencer a los asistentes a la Junta General, defendida como un principio de la Iglesia, que será la suya y a la que no sabemos cuantos feligreses asisten. Me vienen a la memoria las palabras del Papa Juan Pablo II: “Dios es Padre, pero sobre todo, es Madre.” 

Muchos no establecerán una relación entre la valiente afirmación que realizó el Papa, pero sus palabras acercaron la idea de igualdad a la sociedad, a toda, y a las asociaciones de fieles establecidas y ordenadas bajo el prisma de la Iglesia cristiana también, y esto afecta a las cofradías y hermandades hispanas, Minerva y Vera Cruz incluida. 

Sobre la negación a que las mujeres vistan una túnica en Minerva y Vera Cruz se ha señalado solo una razón: la tradición. Que palabra tan grandilocuente y que poco significado tiene. Aquí quiero citar al teólogo y profesor Alex J. García Montero, cuando recientemente ha definido “la tradición negra, entendida como "lo inamovible a conveniencia" (definición propia)” La tradición negra se refiere a las hermandades antiguas e históricas de León, así como a aquellas fundadas en la década de 1990 que asumen ésta postura. 

García Montero ofrece una gran brillantez en su concepto, que quiero retomar así: La tradición como lo inamovible a conveniencia. Me explico. Las tradiciones hay que demostrarlas por escrito, no sirve la memoria, porque solo alcanza nuestra existencia vital o personal, y a veces incluso la tergiversamos, porque nuestra mente se puede volver confusa. 

No hay nada que nos demuestre que por tradición las mujeres no pueden salir con una túnica en una procesión en Minerva y Vera Cruz, ni en otras hermandades. A lo más que llegamos es a conocer que en 1937 durante la abadía de Manuel Puente González se crea en la cofradía de Minerva y Vera Cruz la hermandad de Señoras de la Cofradía, recibiendo la felicitación por esta iniciativa por parte de párroco de San Martín y de su propia Junta de Seises, del siguiente modo; “por su brillante gestión y sobre manera en el año finalizado [1937] que lleno de entusiasmo organizó la Hermandad de señoras que tanto redundará de nuestra Cofradía.” Tengamos en cuenta el momento histórico, en plena Guerra Civil Española, como preludio de la dictadura del General Franco, bajo la exaltación de unos valores que definirían una línea de gobierno político y represivo denominado como Nacional-Catolicismo. 

Más aún, podemos decir que se realizó una norma interna de organización en la que se definió que cada paso de la cofradía debía contar con una hermana mayor, que organizase a las demás, estableciendo en la vestimenta de las hermanas el uso del traje típico de manola y que a las procesiones debían asistir portando una vela. 

Pues bien, esto es lo único señalado por escrito para defender la palabra tradición como el “sancta santorum” por el que una hermana no puede vestir la túnica de papona de Minerva. Lo curioso es que a la fecha actual no hay ninguna hermana mayor en ningún paso, ni tampoco llevan ninguna vela las participantes, hermanas o no, vestidas como manolas tras alguno de los pasos de las procesiones de la cofradía. Si lo escrito no se cumple, ¿Qué sentido tradicional tiene? Ninguno, en absoluto. 

Por otro lado, la negativa autoritaria por parte del Consiliario Sr. Melón para que las mujeres no salgan en las procesiones contiene una marginación en doble vertiente. La primera, obvia, es no igualar a hermanos y hermanas bajo una túnica de penitencia identitaria estableciendo una diferenciación de varones con hábito y hermanas vestidas de manolas. Y la segunda es una clara marginación económica, ya que el hábito que vestimos los hombres, tiene un valor económico inferior que la tradicional vestimenta de manola que se obliga a adoptar a las hermanas que quieren salir con su cofradía. La mantilla, la peineta o peiná, el broche, el vestido, medias, zapatos y buen abrigo para aguantar los rigores de la noche leonesa, suman un valor económico muy superior a la vestimenta de los varones de la hermandad.  

Esta realidad que supone una marginación económica de la mujer dentro de una cofradía, en éste caso en Minerva y Vera Cruz, es inadmisible en pleno siglo XXI, y más en una hermandad donde los valores de solidaridad e igualdad deben primar sobre la idea de una tradición confusa, originada durante un régimen político autoritario y que, además, roza el absurdo puesto que tampoco se cumple lo establecido en aquel momento histórico y documentado en la cofradía.

Aparte de todos estos aspectos analizados, el Consiliario Sr. Melón basó su defensa contra la participación de las hermanas de la cofradía en pleno derecho, al igual que los varones, en que en la Iglesia la mujer no era igual que el hombre. Estamos de acuerdo, no hay mujeres curas, obispos, cardenales o papas. (…) Pero se equivoca en una cosa; Minerva y Vera Cruz no es una cofradía de eclesiásticos, sino de legos, laicos o seglares, por tanto, el régimen por el que se rige no es el de la Iglesia como Institución, sino por el establecido para las asociaciones de fieles en el Derecho Canónico vigente, que por otro lado es al que se han adaptado la mayor parte de las cofradías y hermandades españolas, incluidas todas las de la diócesis de Sevilla, especialmente en lo que responde al capítulo de la igualdad entre hombres y mujeres, cuando tras el decreto del 2 de febrero del año 2011, el Arzobispo Juan José Asenjo determinó “la plena igualdad de derechos entre los miembros de las Hermandades y Cofradías de la Archidiócesis, sin que sea posible discriminación alguna en razón del sexo, incluida la participación en la Estación de Penitencia como acto de culto externo".

Lo que podemos observar, volvemos a referirnos a ello, es que las cofradías de León son distintas a las de otros puntos de España. Si me he referido a Sevilla, es por que sus cofradías son las más evolucionadas y muestran un camino claro por situarse en una posición más adelantada en todos los aspectos, desde el social al caritativo, pasando por sus cultos y sus procesiones en Semana Santa, que pese a quien pese presentan un cuidado exquisito en todo, y quizás sea esto lo que genere muchas envidias en algunos y críticas en otros que rechazan, por pleno desconocimiento, el verdadero sentido de hermandad desarrollado en Sevilla y que tanto ha influido en la Semana Santa de Andalucía, Extremadura, Castilla La Mancha, (...) incluso en León, pero no en los aspectos fundamentales de una cofradía, obviados mayoritariamente, incluso por la Iglesia leonesa, o al menos no sirve como guía a la hora de señalar el camino a seguir por las hermandades.

Por tanto, el Consiliario Sr. Melón, ya nombrado director nato de Minerva y Vera Cruz con polémica en el año 2000 por el Obispo Antonio Vilaplana, tras la renuncia de dicho puesto del párroco de San Martín, Argimiro Alonso, que vetó a quien la Junta de Seises nombró como abad y la misma omitío ésta oposición; no ha hecho más que patinar en sus afirmaciones que deben resultar aberrantes para los hermanos y hermanas de Minerva y Vera Cruz, y cuya responsabilidad última recae en el Obispo Julián López si él ha autorizado y tiene conocimiento de las ideas desarrolladas por el Consiliario Sr. Melón y aparentemente acordadas con el abad de Minerva y Vera Cruz y por extensión con la Junta de Seises de la cofradía.

Si por el contrario el Señor Obispo de León no tiene conocimiento de lo sucedido y de las palabras defendidas por el Consiliario, que él mismo confirmó como director nato de la cofradía Minerva y Vera Cruz, debería tomar una decisión inmediata, la que considere oportuna, pero la que proporcione a la cofradía Minerva y Vera Cruz de los instrumentos necesarios para desarrollarse con plenitud dentro de los valores cristianos y sociales de la Iglesia.

Particularmente rechazo la defensa que tanto el sacerdote Mauro Melón, el abad de la cofradía Minerva y Vera Cruz y su Junta de Seises han realizado en la Junta General de Hermanos del Domingo de Ramos del presente año 2013, respetando ideas personales, pero lo social está por encima de opiniones y criterios basados únicamente en una tradición no existente en realidad y que dejan al trasluz un miedo absurdo, o animadversión, a la inclusión plena de la mujer en la cofradía a través de la realización de unas nuevas reglas integradoras que hubiera sido la mejor conmemoración del 400 aniversario de la institución de la Sacramental de Minerva, una verdadera renovación que daría sentido al "vacío slogan" que luce la página web de la cofradía "Es tiempo de renovarse, es tiempo de servicio, (...)"

Para aquel que piense que mi artículo atenta o daña a la cofradía, he de señalar que si a los hermanos no se nos permite expresarnos en las Juntas Generales y llevar a votación los aspectos más transcendentales para desarrollar propuestas de futuro consensuadas por todos, no solo por la veintena de componentes de la Junta de Seises, no nos queda más remedio que hacerlo de otro modo, en éste caso a través de un artículo que pretende denunciar una situación injusta, que o bien es dictada por la Iglesia de León, el Obispo Julián López, o bien es desconocida y desarrollada como una opinión personal del Consiliario de Minerva y Vera Cruz, con una aparente aprobación por el abad actual de la cofradía, que peleó el puesto por ambición personal para ser el "abad del centenario" y al que afortunadamente le quedan ya ocho meses de..."ordeno y mando porque yo soy el abad."

Por otro lado he pretendido, aparte de ésta denuncia pública, posicionarme claramente en contra de éstos postulados de los que no quiero participar, y también declaro, que las hermandades han de ser transparentes y no sectas privadas de quienes las dirigen, que el gobierno de la cofradía debe recaer en personas elegidas por los hermanos y hermanas de las cofradías, que el referente claro de las hermandades se establece dentro del Cristianismo y las reformas de la Iglesia Católica, y que debemos defender los valores de igualdad, caridad y democracia en el seno de las corporaciones penitenciales, tomando como base algo fundamental y es la educación para desarrollar todos éstos conceptos. 

Formar a los jóvenes cofrades, y a los mayores también, independientemente de la condición de sexo, hará mejores nuestras cofradías, inculcar valores como la democracia, nos hará crecer en una sociedad más justa, y desarrollar una caridad activa apartando un 10% del presupuesto de cada cofradía para tal fin, nos proporcionará un mundo más solidario y humano.

Lo que sí tengo claro, es que dejando a un lado mi satisfacción como bracero de los pasos a los que tengo devoción, y el ser componente de la hermandad penitencial más antigua la ciudad, no querré participar en una cofradía que se quede enquistada en los complejos de una minoría dirigente no electa y que además apueste por la marginación en vez de la integración.

26 comentarios:

  1. Realmente me parece increíble que ni habiendo estado en la Junta General te atrevas a tergiversar de esta manera lo que en ella se habló.

    También me sorprende que te escudes en que en la misma no se permite manifestarse a los hermanos, para justificar tú rencor contra la cofradía que dices querer y que vilipendias en esta entrada, cuando el Domingo de Ramos habló todo el que quiso, y la Junta se desarrolló en todo momento en términos de respeto, sin que nadie faltase a nadie, ni le interrumpiese en su turno.

    Mas me sorprende tu impregnación sevillana y tu admiración por sus hermandades, cuando nunca te he visto colaborar con la obra social de Minerva y su grupo de voluntarios en Aspace, o recogiendo alimentos, o en adoración nocturna...quizas será mejor que te plantees un cambio de aires, pero creo que Sevilla no es ningún espejo en el que mirarse.

    No me sorprende el desconocimiento absoluto hacia las normas jurídicas, pero visto como manipulas el instituto de la constumbre, me da que pensar que si tu seriedad como historiador es semejante Dios nos pille confesados si nos fiamos de tus investigaciones.

    Por ultimo, lamento que no llegases a tocar vara despues de esos diez años que dices que dedicaste a la dedicados...pero la solución a tu frustacion la tienes en el ultimo parrafo de tu deposición.

    ResponderEliminar
  2. Ah...además compruebo que censuras previamente...consejos tengo que para mi no quiero?
    J. Ignacio de Torres y de Dios
    Hermano de Minerva

    ResponderEliminar
  3. Parte I. Bien J. Ignacio.

    Creo que en lo de la censura te equivocas, deberías dirigir tus ojos a otro lugar para usar ese término, ahora bien, esta página es privada, no como una cofradía compuesta por más de 1500 hermanos y hermanas, donde sí existe la censura.

    Dirigiéndome a los lectores del artículo, señalar que no hay ninguna tergiversación de la realidad, presento un desarrollo de los hechos, que por otro lado, tampoco se centran exclusivamente en lo acaecido éste Domingo de Ramos pasado. Son objetivos y claros.

    La no asistencia o presencia en el lugar donde se producen unos hechos, no es motivo para no ser descritos, ni para ser apoyados, defendidos o criticados en todo sentido a posteriori. El mejor ejemplo para ello son los abogados, puesto que sin estar presentes en los hechos de sus defendidos, hacen gala de ello ante un juez, fiándose de lo que les cuenta su cliente, por interés económico, lógicamente es su trabajo, o buscando los argumentos legales para defender actos algunas veces inmorales injustificables y bochornosos de sus clientes, teniendo la destreza, por tanto de tergiversar la realidad. En éste país, lo sabemos, nadie es nunca culpable de nada, hasta que un juez lo dictamina. Lo siento pero en ese terreno no tengo la habilidad ni la experiencia de un letrado.

    Deberías releer mi artículo. Yo no me escudo diciendo que en la Junta General no se permitiera manifestarse a los hermanos, de hecho señalo que se debatió, sin hacer ningún juicio al respecto, así debe ser, y me consta que se hizo con respeto, en eso sí te doy la razón.

    Eso si, no cortes las frases, ni manipules mis palabras a conveniencia, lo que afirmo es que no se permitió la manifestación de los hermanos y hermanas en una simple VOTACIÓN. Es como las dictaduras modernas, que hablan de democracia, pero no hay elecciones y se limita el censo electoral o se utilizan otras argucias para ganar siempre. Si se hubiera votado, algo solicitado dos años consecutivos, no tendríamos éste debate.

    Respecto a mis colaboraciones en la cofradía, pues mira, no se puede estar en todos los sitios, mi trabajo, afortunadamente lo conservo, me come una jornada de 9 de la mañana a 9 de la noche de continuo viajando a diario y durmiendo fuera de mi casa, incluyendo algún fin de semana. Me parece atrevido por tu parte entrar en dichas valoraciones, eso si, las horas de trabajo en mi casa, escribiendo encargos de la cofradía no se ven, y por supuesto todo ello limita las actividades a las que uno se puede dedicar. Conozco la obra social de la cofradía, puesta en marcha por un Seise, César Benítez Bardal, que igual que otros proyectos se han llevado a cabo gracias a su gran esfuerzo personal y su constancia.

    De mi impregnación de las cofradías sevillanas, como tú dices, me alegro de recibirla, y sobre tu rechazo, me limito a lo señalado en el párrafo en el que dedico unas palabras a quien la critica. Es lo mismo que si un abogado de España, pasa un largo tiempo en determinados bufetes de prestigio internacional, seguro que algo aprende, y no creo que eso sea negativo.

    ResponderEliminar
  4. Parte II. Bien J. Ignacio.

    Respecto a normas jurídicas, claro que soy un desconocedor, pero no manipulo ese llamado instituto de la costumbre, aporto datos reales del único origen conocido de esa llamada costumbre. Pero vaya, supongo que el Arzobispo de Sevilla también es un ignorante en estos temas, puesto que su visión es contrapuesta a la que tu pretendes defender desde términos “legales” y jurídicos. Por ello digo que esa jurisdicción aplicada por la Iglesia de León, es distinta a la establecida en otros obispados, y por tanto un hermano o hermano de una cofradía leonesa no tiene los mismos derechos reconocidos por la Iglesia de otros lugares de España. Para ello y como especialista en leyes te invito a que te molestes, si quieres, en analizar las reglas de múltiples cofradías sevillanas, como Pasión, Vera Cruz, y un largo etcétera de fácil acceso, puesto que están colgadas en internet en las páginas de las hermandades, a diferencia de los de la cofradía Minerva y Vera Cruz, puesto que más del 90% de los hermanos y hermanas de la cofradía no los tienen en su casa, no se facilitan, o no tienen ningún acceso a los fines y normas de la cofradía.

    Mis investigaciones no guardan relación con el Sacramento de la confesión, ni son motivo de condena a quienes las tengan en consideración, pero también debo decir que lo que sí debemos de guardarnos es de letrados con una interpretación de los derechos sociales en una hermandad como los que pareces defender.

    Y sobre tu último párrafo, “de gran jugosidad”, te informo, que veo que no lo estás, que en el año 2005, el abad, Javier Benítez Bardál, me expresó su decisión de presentarme para la entrada como seise en la cofradía, algo que, si hablas con él, a quien seguro conoces, rechacé. Nunca me han movido los intereses de mando en la junta de la cofradía, aunque todo sea de paso, seguro que tendría mucho que aportar, así que deberías documentarte más sobre mi trayectoria en la cofradía, que comenzó durante la abadía de Elías Álvarez Frade en 1996, y el nombramiento, no solicitado ni buscado, como cronista e historiador en la cofradía se produjo en el año 2001 por solicitud escrita del Cronista Oficial de León, D. Luis Pastrana, algo que fue aprobado por total unanimidad de la Junta de Gobierno en aquel año.

    Termino con tu última palabra que califica mi articulo como una “deposición”, es muy educado por tu parte y muy profesional por supuesto, aparte de una falta de respeto, pero también una adulación a mi trabajo, puesto que las deposiciones están llenas de nutrientes que un ser vivo no necesita en el momento de digerir la ingesta de alimentos, y por costumbre, esta sí, y tradición, del mismo modo, han sido usadas para fertilizar campos y huertos que han proporcionado a la tierra lo necesario para que crezcan vides, olivos, trigo, hortalizas, legumbres, árboles frutales…que dan alimento a la sociedad y por ello prosperidad.

    Si mi “deposición” como muy educadamente la describes, sirve para alimentar las conciencias y el conocimiento, buena deposición será.

    Deberias haber utilizado una palabra que tienes en mente y parece que por alguna razón, cobardía quizás, no has utilizado y que sí muestra desprecio implicito por el trabajo ajeno, se llama “mierda”.

    En fin, muchas gracias por las aclaraciones en tu intervención, sobre el tema desarrollado.

    G. Márquez.


    ResponderEliminar
  5. Veo que aparte de desconocimientos jurídicos también adoleces de los semánticos...dado que deposición se emplea en esa profesión que defiende posturas inmorales como defensa y/o exposicion...
    Como expuse en la Junta, no voy a discutir lo que hagan o no en Sevilla...pero señalame que canon incumple Minerva...
    Se puede hablar de oídas...pero no manipular lo dicho...y sin cobardía alguna te digo que manipulas lo dicho por D. Mauro y lo acaecido en la Junta...
    ...y eres tu quien se hace llamar el Seise...ye recomiendo la lectura de Freud...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno J. Ignacio, ya veo que dominas la semántica, tanto como para utilizár con el significado de un término de doble significado. No todos somos abogados, de lo contrario, los que los sois no tendriais empleo.
      Minerva incumple más del 90% de los articulos de sus normas estatutarias de 1927, si como letrado tu defiendes esto...en fin.
      No manipulo nada de lo dicho por Don Mauro, y de lo acaecido en la Junta, dedico en realidad apenas dos párrafos.
      Sobre el nombre de un medio, pues que quieres que te diga, que atendiendo a la Tradición semántica de la Semana Santa de León, me pareció adecuado, como Papones, la Horqueta...etc. Mi apellido figura en cada una de las entradas de éste medio, identificándome desde la presentación hasta la autoría de todos los artículos. Freud decía que hay dos formas de ser feliz, una es hacerse el idiota y otra es serlo, deberia pertenecer a una de estas dos opciones, pero va en contra de mi naturaleza, pero gracias por la recomentación cultural.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Ah...y todavía no me has contestado por qué no te he visto nunca con los voluntarios de Minerva

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Párrafo 6 del comentario 3 a éste artículo, el primero en contestación a dos tuyos. Creo que te he contestado y podría extenderme, pero ya habrá ocasión, es otro de los articulos en cocina, tendrás tiempo de intentar seguir con tu labor de desacreditación oersonal si continuas entrando en éste blog, algo que será de mi profundo y sincero agrado, haciendo honor a tu profesión, ahora bien, yo no estoy en un estrado, aún.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  7. ...nuevamente te traiciona el subscinciente...es que acaso eres infeliz?...de ahí el resentimiento hacia Minerva?...no manipulas desde el titulo?...ahora resulta que no querías hablar de lo expuesto por D. Mauro?...
    Te escondes en florituras estilistas y te quejas en que loa letrados tengamos mas argumentación y dominio de la semántica.
    Pero no has contestado...que canon del Código de 1883 incumple Minerva?...por que no colaboras con su obra social?...si todos pudieron expresrse libremente en su Junta por qué no acudiste en vez de atacarla ahora públicamente, incumpliendo esos estatutos que dices querer que se preserven?...Si hablas de oídas puede que te equivoques...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Párrafo 6 del comentario 3 a éste artículo, el primero en contestación a dos tuyos. Creo que te he contestado y podría extenderme, pero ya habrá ocasión, es otro de los articulos en cocina, tendrás tiempo de intentar seguir con tu labor de desacreditación oersonal si continuas entrando en éste blog, algo que será de mi profundo y sincero agrado, haciendo honor a tu profesión, ahora bien, yo no estoy en un estrado, aún.
      Puedes seguir con tu técnica depurada.
      Y perdona que te comente una cosa, yo a Minerva y Vera Cruz, no la tengo ningún resentimiento, creo que me conoce demasiada gente personalmente como para afirmar una tontería tan grande.
      Simplemente analizo, argumento y opino, y precisamente no he dicho que tú argumentaste que el Derecho Canónico de 1983 no trata de equiparar a hombre y mujeres en igualdad de derechos, sino en dignidad. Ahora me entero, y gracias por aclararmelo que la mujer era indigna. Creo que como especilista en éste tema tienes un gran campo laboral, para defender la tozudad de algunas cofradías, en oponerse a los dictamentes de igualdad que promulgan y continarán promulgando los Obispos de las diferentes diocesis españolas. Dentro de poco tiempo no existirá esta infructuosa discusión que separa a los que defendemos cofradías demócraticas e igualitarias y los que os oponeis a la necesaria adapatación de las hermandades al momento en el que vivimos.
      Lo demás que escribes querido Ignacio y todos tus interrogantes, dejatelos para tu profesión en la vertiente de abogado acusador o defensor de tus clientes, desde luego todas tus preguntas están ya contestadas, busca las respuestas, y por otro lado, no voy a declararte como mi confesor personal, y menos en esta actitud de abogado inquisidor.
      Nuevamente Saludos en esta tarde de sábado.

      Eliminar
  8. ...no tengo ningún interés en tu persona...de hecho te conozco desde hace 18 años...sun embargo no deja de sorprenderme tu afición de descrédito a Minerva, al Abad y ahora a D. Mauro...y publica todos los comentarios, por favor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre J. Ignacio, todos los comentarios están publicados no crees dudas, que veo que eres diestro en el tema.
      Yo no tengo ni idea de quien eres, así que mucho no debes conocerme, aparte, eso es cierto, soy un despistado tremendo.
      Por ultimo, y perdona, pero tengo que hacer las labores en mi casa, la semana de trabajo a sido larga y tengo todo manga por hombro, y con la tarde de comentarios en mi blog, no me ha dado tiempo a ir a hacer compra.
      Finalmete no creo desacreditar a la cofradía, la descredita quienes detental el poder, porque son los que tienen la capacidad para tomar o no decisiones e incluso faltar el respeto a terceras partes, y eso si perjudica a la cofradía, pregunta, por favor a la cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno sobre la actitud de quien nombró la Junta de Seises como abad en la actualidad, a ver si sus actos no desacreditaron a la cofradía, y no quiero seguir poniendo ejemplos, que a uno le cuenta más de una hermandad de León, los desmanes que se producen por parte de algún componenete de la Junta de Minerva, que no todos, a quienes respeto y más de uno tiene mi amistad. Por otro lado, te repito, que el abad de Minerva y Vera Cruz, no es la cofradía, ni siquiera su junta de gobierno, la cofradía, bien entendida, es algo más.
      Lo dicho, tengo que poner lavadoras, tender ropa y aspirar, así que dame un respiro que mi problema es el tiempo, no la felicidad, como tu insinuas con cierta maldad.
      Un saludo de nuevo J. Ignacio.

      Eliminar
  9. Disertar sobre las diferentes lecturas que se pueden hacer de la normativa canónica vigente es una pérdida de tiempo, las 2 posturas aquí planteadas caben dentro de la iglesia y así se aplican en diferentes diócesis Españolas.
    Además he de añadir que estoy convencido de que la versión que se aplica ya en Sevilla será la única existente en todo el territorio nacional a corto/medio plazo.
    Es lamentable que un movimiento interno tan fuerte como el que hay dentro de Minerva sea acallado imperativamente por el director nato y que esta sea la única misión que ha tenido en nuestras juntas generales dado que es la primera vez que acude a una.....como me dijo un conocidísimo papón de Minerva..."cuando la junta se dió cuenta de que perdían la votación, se vieron acorralados y decidieron embriscarte al cura"(sic)...no sé si será cierto o no, lo que si sé es que cientos de hermanos hemos sido amordazados y que somos tantos que, si el pasado Domingo de Ramos se hubiese votado este asunto, HABRÍAMOS GANADO LA VOTACIÓN.
    Aprovecho para felicitarte por este magnífico blog(menudo trabajo estás realizando) y por tu valentía, "rara avis" en este rancio mundillo de la semana santa donde la gente solo dice la verdad en los corrillos de los bares y al calor de un par de limonadas.
    Alberto García y García.

    ResponderEliminar
  10. ...perdona Alberto...no había reparado en la rúbrica...supongo que fuiste con el que debati en la Junta...

    ResponderEliminar
  11. Ángel Suarez Corrons7 de abril de 2013, 21:21

    Con permiso de Gonzalo publico mi comentario en dos partes por haberme excedido del número de caracteres admitido.

    Tengo por buenos amigos a Gonzalo Márquez, a José Ignacio Torres de Dios, y a Javier Puente Grande, el abad aludido. Me permito abusar de la amistad de los tres, pero sobretodo de la de Gonzalo como autor de la página, para intervenir en la polémica.

    Dejaré a un lado el debate jurídico, porque si hay algo que sabemos los abogados, es que toda postura puede ser fundamentada en Derecho si se bucea lo suficiente en la norma positiva, en la jurisprudencia y en la costumbre, y si se tienen dotes o entrenamiento para la argumentación.

    Ello al margen, no cabe duda de que la cuestión sobre la presencia y el papel de la mujer en las cofradías semanasanteras no tiene una respuesta radical. Es legítimo considerar que todas las funciones han de ser desempañadas por hermanas y hermanos, y que todos los atuendos han de ser únicos y exactamente iguales; pero también es legítimo considerar lo contrario: que hombres y mujeres no somos iguales, gracias a Dios (¡vive la differénce!, dicen los franceses), y que en la vida de la Iglesia – las cofradías son Iglesia – cada sexo encuentra sus formas propias de participar. Personalmente defiendo esta última postura.

    La diferencia entre hombres y mujeres es espiritual, desde luego, pero también es estética, y la Semana Santa es en gran medida estética.

    En cuanto al aspecto espiritual, se pone de manifiesto desde la misma Pasión de Cristo, que nuestras procesiones conmemoran, en la que los cofrades de Jesús corrieron aterrorizados mientras las santas mujeres estuvieron junto a él hasta el final, al pie de la cruz. A lo largo de los siglos ha habido innumerables santas, abadesas con báculo de obispo, y doctoras de la Iglesia, y lo fueron precisamente porque, entre otras cosas, hicieron gala de su condición de mujer. Ninguna religión ni modalidad del cristianismo, incluyendo a aquellas que las instituyen sacerdotisas u obispas, ha encumbrado y venerado a la mujer como la Iglesia católica. La diferencia espiritual se manifiesta en el relato del Calvario, se manifiesta en las páginas que escribió Santa Teresa, y se manifiesta en Fátima. Hombre y mujeres somos diferentes porque «hombre y mujer los creó» (Gn. 1, 27); ni mejores ni peores, simplemente (y evidentemente) diferentes, y dentro de la condición espiritual de cada uno, la mujer ha destacado de forma manifiesta en muchos aspectos y ocasiones.

    En cuanto al aspecto estético, las diferencias se comentan por sí mismas. Cada uno es libre de valorarlas o no, porque el gusto estético es libre, pero yo las valoro sobremanera, y tengo para mí que el traje de manola no queda bien a los hombres, sino a las mujeres, y que la túnica es hábito masculino, como creo que lo es el acto de levantar a hombro y portar un pesado trono con sus imágenes. No digo que las mujeres no puedan hacerlo (las hermanas de María del Dulce Nombre lo hacen estupendamente), ni tampoco que me escandalice, sólo que – también por razones estéticas – considero deseable que se mantengan procesiones en las que esa función sea desempeñada por los hermanos.

    Pero esta es una opinión personal, que no excluye otras, y para la que no pido adhesión ni aplauso, sólo el respeto que me merece la opinión contraria.

    ResponderEliminar
  12. Ángel Suarez Corrons7 de abril de 2013, 21:23

    Y la segunda y última parte (espero no aburrir).

    Sí he advertido, sin embargo, algunos aspectos indeseables en la polémica que se ha desatado en esta página que me gustaría poner de manifiesto.

    1.- No me gusta que el tono del debate entre hermanos se produzca en términos tan agresivos. Ello da una imagen pésima de nuestra fe, y refuerza a quienes sostienen que la actividad cofrade es pura teatralidad, vacía de espíritu y de Evangelio.

    2.- No me gusta que los debates sobre las decisiones que deban tomarse en el seno de la cofradía se personalicen. En este caso se trata de una resolución sustancial, que determinará el futuro de la cofradía y afectará a las generaciones futuras, y que como tal debería afrontarse con una buena dosis de abstracción y objetividad. Posiciones tan agresivas hacia personas concretas pueden hacer pensar que el fin de la reivindicación no es la decisión en sí misma, sino la derrota de un determinado abad, o de una determinada Junta, o de un determinado consiliario, por razones de índole personal que a los lectores se nos escapan. Y si ello se debiera a que el abad, o el consiliario, o la Junta, o algún seise, u otro hermano, hubiera causado alguna afrenta personal al autor de esta página de la red, creo que ello debería depurarse en el ámbito privado y al margen de esta polémica; de lo contrario, podría parecer que se utiliza la excusa de un debate público para ejecutar revanchas particulares.

    3.- No me gusta que los partidarios de la equiparación total pretendan legitimar su postura en valores grandilocuentes ajenos al debate, como la democracia, la Constitución, los derechos del hombre, y las conquistas sociales. Los que pedimos que se nos deje mantener en nuestra cofradía procesiones en las que hombres y mujeres desempeñan papeles diferentes no somos oscuros inquisidores, ni pensamos que la mujer es un ser inferior, ni poseemos esclavos, ni postulamos el derecho de pernada. Nuestra opinión es legítima y merece respeto, como también lo merece la contraria. De hecho, muchos de nosotros tenemos novias, esposas e incluso madres, que sin ser sospechosas de machismo recalcitrante, opinan como nosotros.

    4.- No me gustaría que se buscase, como arma de un debate que debe tener lugar en el seno de la cofradía, la repercusión periodística, especialmente de los medios que más disfrutan con la exaltación de nuestras miserias. El titular «Un sacerdote de León afirma que en las cofradías no puede haber democracia y niega la igualdad entre hermanos y hermanas» es excesivo y parece pretender el salto mediático. D. Mauro no cree que en las cofradías no pueda haber democracia, ni dijo tal cosa en la Junta del pasado Domingo de Ramos; ni tampoco está en contra de la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, ni ha defendido jamás esa insensatez, por lo que me parece injusto ponerle de esta forma a los pies de los caballos y azuzarle a su obispo.

    Tengo dos hijas de 7 y 4 años. Me gustaría que el día de mañana, en todos los ámbitos de la vida, fuesen mujeres orgullosas de su condición de mujer, y que pensasen, como yo, que ese orgullo no se demuestra queriendo llevar hábitos masculinos ni dejándose bigote. Pero si eso no es así, si mis hijas quieren ponerse la túnica y pujar, les mostraré las muchas cofradías que León les ofrece para hacerlo, porque por encima de todo me gustaría que cuando decidan pertenecer a alguna cofradía, asociación, club de fútbol, cuerpo militar, orden religiosa, u ONG, piensen que son ellas las que han de adaptarse al colectivo, y no el colectivo el que ha de adaptarse a ellas.

    Ángel Suárez Corrons

    ResponderEliminar
  13. Gracias por tu aportación moderada Ángel, pero parece ser que hay dos realidades, es el mal de éste pais, para unos había brotes verdes y la realidad era otra. No quito punto ni coma a mi artículo de opinión, que al final tiene una única conclusión, y doy un segundo titual si quereis. EL ABAD S JUNTA DE SEISES DE LA COFRADÍA MINERVA Y VERA CRUZ DE LEÓN SE NIEGA A ADMITIR POR SEGUNDA VEZ LA PETICIÓN PARA VOTAR EN JUNTA GENERAL SI LAS MUJERES DE LA HERMANDAD PUEDEN VESTIR EL HÁBITO PENITENCIAL EN LAS PROCESIONES DE SEMANA SANTA.
    No me voy a extender más, mi opinión personal sobre el abad de la cofradía, de quien ya dije en Junta General del 2012 que me avergonzaba que representanse a ésta cofradía, su mala educación contrastada es igual que su gran apetito en la mesa, es pública. Lo demás es accesorio, y lo principal es que una cofradía del siglo XXI no se puede regir por unas normas de 1927 de las cuales se incumplen el 90% de los artículos.
    Reclamar una sustancial mejora en la cofradía, que no es escuchada por la junta de seises, no es estar en contra de la cofradía, todo lo contrario, es apostar por el futuro de la cofradía, y es mi posición. Se pelea por lo que uno quiere no por lo que desprecia, y respecto a las opiniones, pues que quereis que os diga, es como los culos, cada uno tiene el suyo.
    Un abrazo Ángel y gracias.

    ResponderEliminar
  14. No entiendo a la gente que se afana por reventar las cosas desde dentro. Quizás les otorgo un empeño admirable, impropio de mí. Particularmente soy mucho más indolente: si algo no me gusta, me alejo de ello. Siempre y cuando, claro está, no lo vea como una situación injusta que no pueda evitar. No es el caso. No hay obligación, no hay mentira , hay elección, hay opción y, sobre todo, hay fabulosas alternativas para todos los gustos y colores . No se ha tornado la original en situación insostenible y a todas luces inicua. En mi opinión no ha lugar, pues , para la subversión. Mala causa elegiste, querido hermano, para proponer tu particular revolución. Y peores formas, que es lo más reprochable. Impropias, es cierto, de un cofrade. Y digo particular, porque tampoco me pega que sea un clamor popular, algo evidente que se intenta ocultar por pura cacicada. Tus palabras, tus formas, encierran- intuyo- otras cuestiones desconocidas por todos. No viene al caso plantear tesis sobre el tema, por otro lado muy interesante. Al final, por mucho boato que se envuelvan las discusiones, el fondo suele ser muy primitivo. Las argumentaciones para el apoyo también. Recuerdo teorías de psicología : uno cree en lo que quiere creer.

    Te metes con nuestro querido Puente (Puente vuelve!!!!!!!!!)
    La religión, amigo mío, pertenece a ese ámbito antropológico que escapa a la razón. Es pues tema de emociones, sentimientos, de espiritualidad tan profunda que no puede atender a disquisiciones formales. Menos a intelectualidades, como algunos pretenden. He visto a mi Seise llorar como un niño por una procesión cancelada. Para mí eso es suficiente. Me consta que es un hombre que vive por y para nuestra Semana Santa. Su superioridad moral le acredita . Dame sobremeseros nobles y quítame de farragosos sesudos. Puente, vuelve al Flagelado!!!!!!!!!

    Como esto es, entonces, cuestión de opinión, ahí van las mías: odio los chinos y adoro los ultramarinos, odio la globalización y adoro las idiosincrasias. Odio a los que son , perdón, los que se hacen!!!!!!! del Madrid, pero pretenden la equipación blaugrana para el equipo. Odio a los que intentan cargarse las pocas cosas auténticas que quedan. Adoro la igualdad pero odio el igualitarismo. Y ……adoro a las mujeres.

    No entiendo una opinión así de un historiador como tú. ¿Has pensado alguna vez que es lo más grande de nuestra Semana Santa? Te lo digo yo: es esa tradición inamovible, que se mantiene incomprensiblemente férrea a las “tendencias” , a través de los siglos. Ahí radica su grandeza. Y parece que tú no lo sabes apreciar, ni te importa conservar. Impropio de un historiador…..
    Curiosas paradojas de la vida: leo el mismo día tus comentarios, y por la noche me encuentro en mi libro de cabecera :

    Sobre John Locke - Estado de naturaleza y contrato social
    …..
    los hombres que van incorporándose a las sociedades civiles establecidas aceptan tácitamente sus principios contractuales y esa aceptación no les permite violarlos. Si la situación no les place, pueden marcharse. La solución es ingenua, más no cínica. En época de Locke, era común la emigración a ultramar a la formación - por un acuerdo colectivo- de nuevas comunidades.

    Mauricio Otero - Bracero del Sto Cristo Flagelado
    (sigue)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Mauricio, son tus opiniones desde luego, tendría para responderte a todas ellas, aunque lo que más me sorprende es lo de TRADICIÓN INAMOVIBLE, ¿dondes están los braceros pagados que había? ¿donde están los cilicios de disciplina? ¿donde quedaron los cirios de los representantes municipales y de los hermanos y hermanas que acompañaban las procesiones? ¿es tradicional la capa y el capirote algo morado que la junta de Minerva y Vera Cruz adoptaron a mediados del siglo XX y que no se señala en los estatutos?
      Tu opinión de las formas, en fin, dos años seguidos, dos hermanos han solicitado por las únicas vías posibles, dentro de la cofradía, hay otras que ya vendrán, porque esto no está terminado, han sido anuladas a capricho por un abad, que llora...yo también vi llorar por la misma razón a Clemante Cuevas, a mi hermano y a mi propia madre cuando uno de esos bondadoses seises la humillaron y despreciaron...en fin, de oscuras intenciones nada, sencillamente ser coherente con mis creencias y aportar algo que en León no está claro que es el PENSAMIENTO CRITICO Y EL PENSAMIENTO DEMOCRÁTICO. Cuando asumamos ambos conceptos, dificiles en una capital de provincias, podremos ver las cosas desde otra perspectiva, que al final es lo necesario, plantearse otras perspectivas. Sobre el juicio de los historiadores...los del regimen franquista si, defendian eso de los valores de España como reserva espiritual de europa, pero hay más valores, y lo que cualquier historiador sabe es que el mundo evoluciona, y lo que deba aportar es la visión de los porqués, que van desde la evolución del pensamiento, las mentalidades, la economía, la religión, la tecnología, y un largo etcetera que posibilitan un avance socio cultural y político. La historia no debe justificar que en dos años el capricho de un abad lleve a prohibir la votación en una cofradía de una propuesta, que lo único que pretenede es resolver un problema. La oposición a la votación viene dada por el convencimiento a ser contraria a una ideología obsoleta que no permite que ésta cofradía, avance en el futuro. Dale tiempo y veremos cuales son las reflexiones de los historiadores en años venideros.
      Respecto al seise que pretendes que vuelva, ya puede marchar tranquilo del reguero de despropositos que ha dejado, desde saltarse acuerdos de juntas de seises, hasta desprecios a varias cofradías de la ciudad. Ha atesorado la biografía cofrade más desternillante de la Semana Santa contemporanea. Recuerdo, cuando yo era secretario del Flagelado, una discusión que terminó con un puñetazo en la mesa y el citado individuo levantando la voz como un hincha ultraboy en un partido, hecho que motivó mi voluntaria dimisión como secretario del paso. Todo fué motivado porque se había levantado de la cama con la idea de hacer un nuevo trono para el paso...en el que pondría los escudos de las ciudades del Camino de Santiago...evidentemente yo, dije que eso no era apropiado a no ser que las citadas ciudades financiaran el proyecto, desde Burgos a Santiago.... Ante esa actitud, la primera que vi en personaje tan peculiar, decidí que este tipo de cosas no entraban en mi concepto de cofradía...y me fui. Así que para los que no supieseis mi motivo de renuncia, ya lo sabeis...

      Eliminar
    2. En fin que este no es el tema, lo fundamental es que las cofradías asuman su papel en el siglo XXI, es dificil, porque la mayor parte de los hermanos y hermanas, esto le importa poco, según me dicen muchos...es que a mi me da igual, salgo por que me gusta pujar, y mientras tenga mi sitio a mi no mi importa que pase o no en la cofradía..... Buen concepto de cofradía para defender esas tradiciones inamovibles....Por cierto tradición era que el Descendimiento fuese a ruedas...y tradición era que la custodia con el Santísimo la llevase manos alzadas el párroco de San Martín... ¿Descendimiento a hombros? ¿Custodia del Santísimo en carroza puesta a Hombros?...por cierto, este segundo aspecto se VOTÓ en una Junta General....y yo lo defendí, ¿cual es la diferencia con Votar la incorporación de la mujer con túnica? Mauricio, yo no veo más que contradicciones, y manipula quien tiene poder para hacerlo...no te equivoques, y uno de los problemas de algunas cofradías leonesas, es que los cargos NO ELECTOS, están 20 AÑOS en las juntas de gobierno...se crean enemistades, se hacen zancadillas, y luego proclaman que un hermano que no está en la junta de gobierno daña la imagen de la cofradía...en fin.
      Un saludo y gracias por tu enérgica aportación.

      Eliminar
  15. Por otro lado no entiendo la lógica de la filosofía, aquello de si A entonces B. No pueden pujar : ¿qué les gusta, entonces, de lo que es, para querer pertenecer a algo que ya no va a ser lo que es?

    No me extraña, apreciado hermano, que seas pro féminas: pareces, con tus intrigas, una de ellas, jodio!!!!!. Acabarán pujando, las acabaremos aceptando. Es cuestión de tiempo. No nos engañéis : no hay polémica, solo hay opciones y opiniones. Por cierto, a mi madre, a mi hermana, a mi mujer y a mi hija también les encanta mi cofradía solo de hombres, ……...además de las otras.

    Espero no tomes a mal mis palabras, Gonzalo. Ante todo somos hermanos de la Cofradía, con lo que ello implica, por lo que nuestros esfuerzos deben ir encaminados a otros menesteres. Un saludo, puja en León y déjate de ir a Sevilla que aquí te necesitamos más.

    Mauricio Otero - Bracero del Sto Cristo Flagelado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Termnino con una cosa, no soy profeminas, porque soy prohombres en las cofradías de León que no admiten hombres, otra incongruencia, y quizás sea María del Dulce Nombre y Agonía de Nuestro Señor las que deberían dar un paso al frente en éste aspecto.
      Lo que si soy es coherente con el concepto de cofradía del siglo XXI, me guste más o me guste menos, pero es lo lógico, y más basando mi posición no en las mujeres en si, sino en las decisiones democráticas por amplia mayoria representativa y en apoyar la iniciativa de un padre que defiende los derechos de su hija, ambos creemos lo que decimos y creemos que es por lo que debemos luchar.
      Para terminar, yo no soy necesario en ningún sitio, y menos bajo un paso, hay muchos braceros...o no....y a lo mejor un día quiero llevar una cruz....o un cirio...recuperando esas tradiciones...que por haberse perdido....no dejan de serlo.
      Un saludo y feliz fin de semana.

      Eliminar
  16. he dicho cofradía solo de hombres, que no es correcto. pujando, se entiende
    Mauricio

    ResponderEliminar
  17. Estimado Gonzalo,

    Soy hermano de la cofradía de Minerva. Soy uno más de esos papones anónimos, valga la redundancia, que pasan totalmente desapercibidos durante todo el año pero que siempre están pendientes, gracias a las nuevas tecnologías y algunos amigos, de las novedades de la Semana Santa de León en general y de nuestra cofradía en particular. Por ello, ha sido una satisfacción el encontrarme con tu blog del cual sinceramente te felicito.

    Estoy más o menos al tanto de lo sucedido en las dos últimas Juntas Ordinarias y de lo que se ha ido escribiendo tanto en tu blog como en Facebook. Con este mail mi intención no es sentar cátedra ni enseñar nada a nadie, sino un deseo de exteriorizar mi propia opinión con la mejor de las intenciones.

    Hace cerca de 10 años me aproximé a la Semana Santa de Sevilla, amigos de allí me han enseñado mucho de cómo viven sus hermandades a lo largo de todo el año, cultos externos e internos, acciones formativas, labor social (mediante economatos sociales, acogidas de niños etc.), organización de las Juntas de Gobierno, relaciones con Palacio y un larguísimo etcétera. Estoy de acuerdo contigo en que las cofradías sevillanas son las más evolucionadas que existen y estoy convencido desde el reposo y el sedimento del paso de los años que se pueden importar y/o adaptar muchas cosas de allí a León.

    Vamos al grano. La discusión se centra en mujeres con túnica y, en menor medida, democracia interna. Desde mi punto de vista, la falta de segunda ahoga la primera. Soy un firme defensor que las cofradías deberían de elegir sus Juntas de Seises de forma plenamente democrática. En principio se debería de buscar una única lista de integración y si ésta no se logra, y finalmente hay más de un candidato pues que presente su propio equipo, con su programa de gobierno de forma clara y transparente, una duración de cuatro años y que no pueda presentarse el mismo abad más de 8 años. Lo que estoy diciendo en Román Paladino es poco menos que copiar el “modelo sevillano”. Como te he leído en el blog, si has conocido la Semana Santa de Sevilla, me habrás entendido sin tirarte de los pelos que es lo que habitualmente me sucede cuando hablo con gente de León que no es capaz de ver más allá del trono del Nazareno.

    El tema de la mujer, que da para escribir hojas y hojas, en ningún caso debería de imponerse - ni a favor, ni en contra-, sino ser una decisión que competa a todos los hermanos/as que integramos la cofradía. A mí lo que verdaderamente me ofende, y creo que debería ser la línea de acción, es que no se nos deje manifestarnos a los hermanos en cómo queremos que sea nuestra cofradía, no pudiendo decidir sobre cuestiones que no están fuera de lo que dicta la Iglesia. Las cofradías somos Iglesia pero disponemos de una indudable autonomía de organización y dentro de esta autonomía se encuentra el poder tomar este tipo de decisiones (democracia interna y mujeres con túnica por poner dos ejemplos que vienen al caso). Primero y fundamental es el poder votar y como segunda derivada que ya cada uno defienda libremente su propia convicción.

    ResponderEliminar
  18. Todo esto que comento se que suena muy bonito y es muy fácil de escribir en un mail pero soy consciente de que es mucho más difícil llevarlo a la práctica. Vivimos en una época complicada y el índice de pasotismo entre los hermanos de la cofradía es muy muy alto. La mayoría somos, incluso si me tengo que incluir me incluyo, papones de Viernes Santo o en este caso como hermanos de Minerva, papones de Viernes Santo de año Impar lo cual es todavía peor.

    No sé que estrategia tienes o tenéis para poder conseguir los objetivos mencionados en los que creo que coincidimos… ¿no?, pero yo sugeriría o exhortaría, como haría el Cardenal Amigo, presentar un escrito en Palacio informando punto por punto de todo lo sucedido hasta el día de hoy y si éste no responde o se niegan estos derechos, recurrir a la mismísima Roma que para esto también está y no sería la primera vez ¿no crees? Otra opción complementaria, más mediática y agresiva a valorar, sería recoger firmas para poder tener la posibilidad de poder votar ambas cuestiones, ni que decir tiene que si se promueve contad con la mía y con los de mi alrededor.

    Como te decía antes vivimos tiempos complicados en la sociedad actual y creo que verdaderamente cruciales en la cofradía. No me quiero extender mucho más, agradecerte la atención que me has prestado y alentarte en esta cruzada deseando que no caigas en el desaliento porque el fin merece ciertamente la pena.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias hermano por tu aportación también. No quito punto ni coma a lo que señalas porque creo que es la misma línea y espiritu de pensamiento que mantengo personalmente.

      Eliminar