miércoles, 6 de marzo de 2013

VIRGEN DE LA SOLEDAD. Atribuida a Pío Mollar Franch, 1917.


VERA CRUZ. (Minerva)
Viernes Santo. (años impares)


Virgen de la Soledad. Real cofradía de Minerva y Vera Cruz. León. Foto. G. Márquez.
La Soledad de la Vera Cruz de León, conocida como la “Virgen Guapa”, preside la procesión del Santo Entierro del Viernes Santo los años impares bajo palio, siendo una imagen donada por un hermano de la cofradía Minerva y Vera Cruz en el año 1917 atribuida al taller del escultor valenciano Pío Mollar Franch.

Es indudable que la devoción a la Virgen de la Soledad, en la ciudad de León, es gracias a la fundación en el convento de Santo Domingo de la cofradía de las Angustias y Soledad de Nuestra Señora la Virgen María, tal y como es nombrada según su regla fundacional el 9 de febrero de 1578.

La hermandad de las Angustias dio inicio así, a la difusión en León de una advocación unida a un tipo iconográfico particular, netamente español, que toma como modelo la imagen de la Soledad realizada por Gaspar Becerra en 1565 por encargo de la Reina Isabel de Valois, tercera esposa del Rey Felipe II.

Respecto a la cofradía de la Vera Cruz y su representación de la Virgen en su Soledad en la procesión del Santo Entierro, solo sabemos que existió por el inventario de los bienes muebles del convento de San Francisco, a causa de la Desamortización de Mendizábal publicados en el Boletín Oficial de la Provincia de 1835, al citar el “Altar del Santo sepulcro”, compuesto por “Un retablo viejo con una Cruz dorada. San Juan y la Dolorosa. Afirmando que este patrimonio pertenece “(...) a la Cofradía de la Cruz, sita en dicho convento”.

Poco más podemos decir y decir más sería aventurarse. Lo cierto es que esta “Dolorosa” posiblemente se correspondería con una representación de la Soledad presente en la cofradía de la Vera Cruz y que no ha llegado a nuestros días y que podría haber sido, aunque lo dudamos, la actual Virgen de la Soledad “de la Amargura”.

Virgen de la Soledad, la "Virgen Guapa". Real cofradía de Minerva y Vera Cruz. León. Foto Mauricio Peña.Es indudable la influencia de la iconografía de la Soledad en León, que tuvo una también tuvo una muestra importante en la extinguida y documentada cofradía de la Soledad de la Iglesia de San Martín, donde con retablo propio se hallaba dicha representación. Así nos lo transmite el testamento de Gabriela Bardal, en 1797, cuando expresa en su última voluntad su deseo de ser enterrada en la Iglesia parroquial de San Martín de esta ciudad, en donde lo está Maria Cruz de Grajal su difunta hija, inmediata al altar de Nuestra Señora de la Soledad. ¿Cuál era esta imagen? Pues bien podría ser la que desde 1947 participó en la procesión penitencial femenina, que apodaron en León en aquel momento como “La Paloma”, al parecerse al venerado Lienzo de la Virgen de la Paloma de Madrid, que al fin y al cabo también es la reproducción de la Soledad realizada por Gaspar Becerra. Por tanto, esta sería hoy, y desde 1990, la que fue bautizada como  Virgen de la Amargura y que preside desde entonces la procesión homónima que organiza la Vera Cruz el Miércoles Santo.

En definitiva, la actual Virgen de la Soledad de la Real cofradía de Minerva y Vera Cruz de León es heredera de una imagen anterior de la que no sabemos nada, algo muy normal respecto a todo lo que afecta a esta cofradía.

Los investigadores Antonio Alonso Morán y Alfonso Pastrana Fidalgo, documentaron la donación de la imagen de la nueva Soledad de la Vera Cruz en 1917, compuesta únicamente por las manos y el rostro, por el hermano de la cofradía Genaro González Calzada, quien en 1923, siendo abad de la cofradía, regaló también la imagen de la Piedad realizada en los talleres de Olot según modelo del escultor Miguel Blay Fábregas.

Como anécdota, en 1917 no puede estrenarse la nueva Virgen de la Soledad en la procesión del Santo Entierro, ya que aquel Viernes Santo, 6 de abril, la nieve impidió la verificación de la misma.

Más datos e incluso una fotografía de 1927, nos proporcionó Alfonso Pastrana Fidalgo en un trabajo del año 2016, que había sido publicada en Diario de León el 5 de abril de 1928.  (Estudio de Alfonso Pastrana Fidalgo. "La Soledad: Nuevos datos para su historia". Revista de la Real cofradía del Santísimo Sacramento de Minerva y la Santa Vera Cruz. 2016. Pags. 20 y 21.)

Virgen de la Soledad. Cofradía sacramental de Minverva y la Santa Vera Cruz. León. Foto de 1927. Diario de León. 5-4-1928. Estudio de Alfonso Pastrana Fidalgo. La Soledad: Nuevos datos para su historia. Revista cofradía Minerva y Vera Cruz. 2016. Pags. 20 y 21.Respecto a su autoría podemos señalar que la Virgen de la Soledad puede ser obra de Pió Mollar Franch, (Valencia, 1878-1953) por su gran similitud con una imagen que se encuentra en Benavente, conocida como La Dolorosa, que fue adquisición de la familia Bobillo Romero para la Semana Santa de la localidad zamorana y en la actualidad cierra la procesión de la cofradía de Jesús Nazareno el Viernes Santo por la mañana. La información sobre la fecha de esta adquisición es algo subjetiva, puesto que se señala 1918, 1920, 1925 y 1928 en distintas fuentes.

De todos modos, lo importante es observar la enorme relación que ambas obras tienen entre si como para poder concluir en la probable autoría de la Soledad de León como del valenciano Pío Mollar. Ambas presentan la misma expresión a través de la boca ligeramente abierta y el mismo “tocado de monja” en blanco, la mirada se eleva al cielo, la forma de la barbilla redondeada es igual, como sucede en la línea vertical que marca la nariz, alargada en ambos casos, del mismo modo que el modelado y dibujo de las cejas, marcadamente horizontal y con un arqueo en los extremos elocuentemente similar. Todo ello nos pone en parangón a la Virgen de la Soledad de la Vera Cruz de León con la Dolorosa de Benavente, obra documentada de Pío Mollar.

Desde su primera procesión en el Santo Entierro de 1919 y poco a poco, la imagen de la Virgen de la Soledad y su paso se fueron enriqueciendo y ganando el favor de los hermanos y hermanas de la cofradía de la Vera Cruz, así como de los parroquianos de San Martín y de la ciudad de León. En 1927, el abad de la cofradía regaló unos faroles al paso y en 1937 se adorna la imagen con un dosel de flores para la procesión del Santo Entierro

En 1939, siendo abad Ángel Suárez Ema, quien posteriormente fue nombrado Cronista Oficial de León, se adquirió el terciopelo y los forros para un nuevo manto, estrenado aquel año, y fueron las hermanas de la cofradía de Minerva y Vera Cruz, dirigidas por las hermanas mayores, quienes lo confeccionaron previa aportación de las propias hermanas de la Vera Cruz, siendo, también en este año, cuando se produce una restauración de la imagen de la Virgen de la Soledad a cargo de Lorenzo Martínez Blanco realizándose en 1941 un pequeño arreglo a la corona de la Soledad.

Virgen de la Soledad, la "Virgen Guapa". Real cofradía de Minerva y Vera Cruz. León. Foto José Antonio Díez. Revista Minerva y Vera Cruz, 2003.En 1947 la familia Arriola donó un nuevo manto para la Virgen de la Soledad confeccionado por las monjas de San Miguel de las Dueñas, que estuvo expuesto en los escaparates de Almacenes Simeón. Estrenó también una corona regalada por la misma familia, realizada en los talleres Granda de Madrid. Al año siguiente se comenzó a realizar un besamanos a la imagen de la Virgen de la Soledad, una novedad que continuaría realizándose algunos años como muestra de la devoción creciente a la que ya se apodaba como la “Virgen Guapa”. El besamano fue interrumpido, y en la Cuaresma del año 2014, 22 de marzo, ha sido de nuevo recuperado en la sede canónica de la hermandad, la iglesia parroquial de San Martín.

En la actualidad la bella imagen de la Soledad se encuentra guardada en el local de la cofradía, sin recibir, tristemente, ningún tipo de función devocional.

Fue en el año 1949 cuando la Soledad de la Vera Cruz salió por primera vez bajo palio, de ocho varales con bordados en el dosel de terciopelo negro del taller de Saturnino Escudero

La Soledad de la Vera Cruz, abrió el camino para que el paso de palio entrara en la Semana Santa de León. El modelo de palio realizado era simple y pequeño, del tipo “de cajón” en terciopelo negro con rebordes de pasamanería en plata al exterior, y con finos bordados en las cuatro bambalinas laterales, siendo en la bambalina central delantera donde se representó, bordada y acertadamente, la efigie de la Santa Cruz con sudario, como advocación de la hermandad penitencial, rodeada de motivos florales.

En 1957 se amplió el dosel del palio y, de nuevo, la familia Arriola donó un corazón de oro con siete lanzas y piedras preciosas que lució ya en la procesión del Santo Entierro del citado año, según cuenta la crónica del Diario de León.

Desde entonces se ha modificado el dosel del palio, dejando de ser del modelo de cajón a tener unas sencillas bambalinas en terciopelo negro sin bordar con forros interiores dorados y también se han sustituido o añadido algunos elementos sin abarcar un proyecto homogeneo global. Así, para la Semana Santa del año 2001 se añadieron al trono unas planchas labradas en plata, y se estrenó una nueva peana para la Virgen de la Soledad, así como doce varales, y la candelería delantera, todo ello adquirido en los talleres Orovio de la Torre, (Torralba de Calatrava - Ciudad Real) gracias a la donación del quien era seise del paso en aquel año.

El 1 de febrero del año 2009, en la iglesia de San Martín, la Virgen de la Soledad recibió como donación y ofrecimiento el fajín del General Santos Senra Pérez, General de Brigada del Ejército del Aire y Jefe de la Base Aérea de Zaragoza, y recientemente, en el año 2011, se adquirió un nuevo vestido para la talla, con aplicaciones doradas, tras haber realizado un nuevo cuerpo que sustituyó el deteriorado bastidor, el imaginero y hermano de la cofradía Manuel López Bécker.

En el año 2013, la Virgen de la Soledad presentó en la procesión del Santo Entierro su manto totalmente restaurado en el taller madrileño de bordado de los Hermanos Labanda Urbano, quienes también han comenzado la labor del bordado de las bambalinas del palio del paso, presentando, también para éste año, el bordado de la bambalina central delantera y trasera por su cara exterior, con la técnica de recorte de tisú de plata.

La imagen de la Soledad, sin encontrarse expuesta al culto, ha sido expuesta, ultimamente, en besamanos en la Cuaresma del año 2014  y en la del 2017 de modo extraordinario por la conmemoración de su primer centenario.

BRACEROS 
90

MÚSICA (2017)

Banda de música de León.
Paso de Virgen de la Soledad. Real cofradía de Minerva y Vera Cruz. León. Foto Revista Minerva y Vera Cruz, 2005. pág 29.

No hay comentarios:

Publicar un comentario