lunes, 11 de marzo de 2013

NUESTRA SEÑORA DE LA SOLEDAD. Autor desconocido, anterior al s. XIX.

Martes Santo
Viernes Santo. (años pares) 

Nuestra Señora de la Soledad. Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad. León. Foto G. Márquez.Es indudable que la devoción a la Virgen de la Soledad en la ciudad de León es gracias a la fundación en el convento de Santo Domingo de la cofradía de "las Angustias y Soledad de Nuestra Señora la Virgen María", tal y como es nombrada según su regla fundacional el 9 de febrero de 1578.

La hermandad de las Angustias da inicio, así, a la difusión en León de una advocación unida a un modelo iconográfico particular, netamente español, que sería imitado por la casi totalidad de cofradías penitenciales y de Semana Santa de la ciudad posteriormente.

Respecto al paso e imagen de Nuestra Señora de la Soledad, que por otro lado presenta el mejor diseño de paso de palio en la ciudad de León, resulta una imagen anónima de vestir que se ha venido datando en el siglo XIX. Documentalmente no nos consta que así sea, y se cita la existencia del paso de la Soledad de la hermandad de las Angustias en el año 1812, aunque anteriormente, en 1679, ya se señala específicamente la procesión de la Soledad, por lo que pensamos que en aquel año existía una imagen bajo esta advocación que salía en su procesión el Viernes Santo por la noche, según se estableció en la regla de la cofradía penitencial de las Angustias en 1578, y como se documenta la existencia de ésta procesión en el Archivo Histórico Municipal en 1603.

Por otro lado, tengo la convicción, que la cofradía de las Angustias leonesa se organiza a imitación de la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y Angustias fundada en Madrid el 21 de mayo de 1567 por la Reina Isabel de Valois, tercera esposa de Felipe II. A esta cofradía pertenecieron el príncipe Carlos y el infante Felipe, el futuro monarca Felipe III, además de una buena parte de la nobleza cortesana madrileña, haciendo su primera procesión el 16 de abril de 1568. 

¿Y que fue lo que motivó esta fundación y devoción en Madrid? Esta hermandad se organizó para tener un fin caritativo al recoger a enfermos que salían de los hospitales y también, desde 1572, acoger a niños expósitos. Fin social similar al que se recoge en la regla fundacional de la cofradía de las Angustias y Soledad leonesa.

Nuestra Señora de la Soledad. Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad. León. Foto G. Márquez.
Pero el aspecto que queremos destacar aquí es que la citada hermandad mariana madrileña se fundó alrededor de una imagen encomendada, en 1563, por la Reina Isabel de Valois al escultor Gaspar Becerra. Sintetizando; el encargo le fue hecho para hacer una talla de bulto redondo reproduciendo la imagen de la Virgen orando al pié de la Cruz presente en un lienzo que su padre el Rey de Francia le había dado, siendo a su vez, también, regalado a éste por San Francisco de Paula. Gaspar Becerra hizo dos tallas que no agradaron, y la tercera copia, fue la que maravilló a la Reina. Todo lo que respecta a la creación de esta imagen está ampliamente tratado por diversos autores, por lo que no quiero extenderme en ello. Lo que realmente pretendo destacar es que a esta imagen se la vistió con los ropajes de la Condesa Viuda de Urueña, Doña María de la Cueva y Álvarez de Toledo, y fue ésta Camarera Mayor de la Reina quien decidió sobre su vestimenta del siguiente modo: “Cierto que supuesto que este misterio de la Soledad de la Virgen parece que quiere decir cosa de viudez, que si pudiese vestir como viuda, de la manera que yo ando, que me holgaría porque tuviese yo también parte en esto, y pudiese servir a Nuestra Señora con un vestido, y tocas como estas mías.”   

Así, la condesa regaló su vestido blanco y rico manto de color negro, tal y como se reproduce en múltiples imágenes de las cofradías penitenciales hispanas, primero las que llevan la advocación a la Soledad, y después en otras que sin dicha advocación han decidido tomar a la Virgen en su Soledad, y otras advocaciones particulares, como parte de su devoción y representación iconográfica para sus altares y procesiones.

La Virgen de la Soledad de Madrid fue donada en 1565 por la propia Isabel de Valois a la orden de los Mínimos para su recientemente construido convento de Nuestra Señora de la Victoria, (1563) por ello, también fue conocida como Virgen de la Victoria. En su altar se mantuvo hasta la Desamortización de Mendizábal en 1835, siendo trasladada entonces a la Colegiata de San Isidoro en Madrid, donde fue destruida por el incendio que arrasó la iglesia en 1938, habiendo sido modelo para otras imágenes madrileñas, destacando la denominada “Virgen de la Paloma”, que aunque siendo una pintura sobre lienzo, muestra la devoción del pueblo de Madrid por la Virgen de la Soledad.

Es importante destacar que la cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y Angustias de Madrid se extinguió en 1653 y desde entonces la Virgen fue sacada en procesión por la cofradía de los Siete Dolores. (Convento de Santo Tomás de Aquino)

Volviendo al ejemplo leonés, la advocación a la Soledad ha sido mantenida gracias a la cofradía de “las Angustias”. Desconocemos al autor de la imagen de la hermandad, pero me inclino particularmente a que es anterior al siglo XIX y no dudamos que participase en la procesión que durante el Viernes Santo por la noche organizaba la citada cofradía.

Nuestra Señora de la Soledad. Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad. León. Foto G. Márquez.Desde luego, ocupó un lugar destacado, no solo en la devoción de la hermandad, sino en la propia ciudad, puesto que sabemos que en 1825 los regidores del Ayuntamiento de León asistieron a la procesión de las Angustias y decidieron “(…) que hayan de llevar cuatro individuos la Imagen de Nuestra Señora y asistir también los demás que tuviesen devoción de hacerlo, (...) ratificado, por otro lado, también en 1832, tras el acuerdo con la hermandad de la Vera Cruz para organizar la procesión del Santo Entierro entre ambas cofradías, saliendo con los pasos acostumbrados pero los años pares de Santo Domingo y los impares de San Francisco. En aquel año, el abad de las Angustias y Soledad, presentó una petición al Ayuntamiento para que “(…) según costumbre y devoción del mismo en asistir a la procesión del Entierro de Nuestro Señor Jesucristo, y la de llevar cuatro de sus individuos la Imagen de la Soledad, espera que uno y otro se verifique en el corriente año, lo que así acordó el Ayuntamiento y que en el acto de la asistencia se nombraran los señores que lleven la Imagen citada.”  

Con anterioridad, en 1812, y posiblemente hasta 1814, la Soledad de las Angustias fue requerida a su cofradía por el Ayuntamiento de León para hacer una Solemne procesión del Santo Entierro y Soledad de Nuestra Señora, ya que la hermandad de la Vera Cruz, que tenía reconocidamente a su cargo ésta procesión, se encontraba extinguida, al igual que la de las Angustias, y Jesús Nazareno. Para la citada procesión de 1812 el Ayuntamiento ordenó que se fuera a recoger la imagen a la capilla de la Esclavitud, Santa Nonia, lugar donde se había refugiado hermandad de las Angustias a fin de proteger sus imágenes, al igual que también lo había hecho la de Jesús Nazareno, abandonando ambas su sede fundacional del convento de Santo Domingo, incendiando a comienzos de 1809. Desde aquella capilla, su sede actual de Santa Nonia, Nuestra Señora de la Soledad, nombrada como Nuestra Señora del Cuchillo, fue llevada a Santa Catalina y de allí a la Catedral para la procesión citada, en la que fue portada por cuatro sacerdotes, siendo devuelta, al finalizar el cortejo fúnebre, al su refugio en Santa Nonia. 

En 1826 la Soledad de las Angustias participó en la procesión de los Pasos de la cofradía de Jesús Nazareno, el Viernes Santo por la mañana, y en 1837 se documenta la existencia de un cuchillo de plata que llevaba en procesión la imagen de Nuestra Señora de la Soledad.

Agustín Nogal ha señalado como en 1868 la hermandad reformó dos mantos de la Virgen de la Soledad y los diferentes elementos con los que se vestía la imagen descritos en los inventarios inscritos en la documentación conservada de la cofradía de los años 1877 y 1888, año éste ultomo, en el que la hermandad acordó retocar la citada talla de Nuestra Señora de la Soledad, que previamente ya se había realizado y cuyo resultado no fue de satisfación en la hermandad. Describe, también Nogal Villanueva, como en 1888 la imagen recibió de una donante, Felipa Díez, un lujoso manto, restaurado en 1952, y para celebrar éste hecho la cofradía encargó dos nuevos faroles para acompañar a la imagen y un delantal, o mandil, en terciopelo negro bordado acorde con aquel manto.

Ya en el siglo XX se documenta como Nuestra Señora de la Soledad iba cubierta con un dosel vegetal, 1938, aunque Agustín Nogal no descarta que con anterioridad la Soledad saliera con un dosel de damasco negro y morado. Lo cierto es que en 1940 Nuestra Señora de la Soledad comenzó a ir cubierta por un sencillo palio de seis varales y dosel con bambalinas y techo en terciopelo negro, y como anécdota, hemos de señalar que en 1941 salió en la procesión de los Pasos organizada por la cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno, sin palio.

Como curiosidad, la imagen de Nuestra Señora de la Soledad fue sustituida en el año 1952 por una imagen encargada por la hermandad de las Angustias a Manuel Gutiérrez, que en la actualidad se encuentra bajo la advocación de Virgen de las Lágrimas. La intención de la cofradía era suplantar su imagen titular, un modo definitivo, pero un cierto rechazo a la nueva obra adquirida, hizo que la Soledad de las Angustias volviese a ocupar su lugar y en la actactulidad sea la titular que ha llegado nuestros días de siglos pasados.

Manto de Nuestra Señora de la Soledad. Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad. León. Foto G. Márquez.
Respecto al paso de palio en conjunto, resulta el mejor y más armónico de todos los existentes en la Semana Santa leonesa. El vestido y manto de la Virgen presenta bordados de los talleres de Saturnino Escudero y la composición actual del paso de palio en su conjunto fue diseñada por el hermano Marcelino González Montiel y encargado, desde la corona de la Soledad hasta toda la obra de orfebrería del paso, a los sevillanos Marín Díaz (Talleres Maestrante), que realizaron el trono en 1994, incorporan los nuevos varales y peana sobre la que se sitúa la imagen de Nuestra Señora de la Soledad en 1996 , en 1998 entregaron la candelería delantera y jarras laterales, y en el año 2000 se remató la labor de orfebrería con unos candelabros de cola. Las bambalinas y dosel del palio son de terciopelo negro con bordados en oro realizados por las Madres Clarisas de León, (Franciscanas Descalzas) y en el cielo del dosel se representa iconográficamente al Espíritu Santo en la gloria del palio, entre estrellas, enmarcadas con un fino bordado decorativo. 

Nuestra Señora de la Soledad es portada por sus braceros en la procesión del Santo Entierro de los años pares y también, sin los varales ni dosel del palio, en la procesión Dolor de Nuestra Madre el Martes Santo de todos los años.

En el año 2013, Nuestra Señora de la Soledad ha estrenado, en el primer día del triduo de los titulares de la hermandad, el 19 de marzo, una nueva corona de altar en metal bañado en plata, obra del taller sevillano de Manuel de los Ríos e hijos, (Orfebrería Andaluza) aunque el principal hecho ha sido la restauración de la Soledad de las Angustias a cargo del escultor e imaginero hispalense Salvador Madroñal, poniendose de nuevo al culto en su altar de la capilla de Santa Nonia el 1 de diciembre del 2013.

BRACEROS
82

MÚSICA 
Nuestra Señora de la Soledad. Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad. León. Foto G. Márquez.

4 comentarios:

  1. Magnifico artículo, Gonzalo, como todo lo que escribes, muy documentado facilmente legible. Es un autentico lujo,tenerte comp papon.

    ResponderEliminar
  2. Pues muy agradecido Eduardo, pero siempre faltan cosas y tenemos aún grandes lagunas por conocer. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. me gustaria hacer una pequeña matización en cuanto al trono se refiere. La peana sobre la que procesiona la imagen de la Soledad se estreno en 1996 junto con los varales y no en 1998 como esta arriba indicado. se que es un detalle sin importancia,solo es una pequeña apreciación. un saludo.

    Iván Ordás Huerga

    ResponderEliminar
  4. yo tengo el inmenso honor d eportarla sobre mis hombros, y cuantas veces habre llorado delante de ella, y cuando la saco en procesion, y es que en ella deposito muchas cosas buenas, y malas, pero sobre todo siempre le deposito mi amor sin fisuras por ella, y le rezo todas las noches antes de dormir, para dfarle las gracias por protegerme siempre

    ResponderEliminar