lunes, 18 de marzo de 2013

ENTRADA DE JESÚS EN JERUSALÉN. "La borriquita". Talleres de Arte Cristiano de Olot, 1944.

JUNTA MAYOR DE COFRADÍAS
Domingo de Ramos 

Paso de la Entrada de Jesús en Jerusalén. León. Foto M. Soto.
El modesto paso de misterio que representa la Entrada de Jesús en Jerusalén se incorporó a la procesión de las Palmas, del Domingo de Ramos por la mañana, en 1944, siendo una obra seriada procedente de los talleres del Arte Cristiano de Olot.

Es la Junta Mayor de la Semana Santa de León quien se encarga de la salida del paso a la calle, variándose anualmente la banda de acompaña al paso.

Una de las celebraciones más antiguas en el mundo cristiano es la conmemoración de la Entrada de Jesús en Jerusalén, así nos lo dejó testimoniado la monja peregrina Egeria, a fines del siglo IV, quien describe en su obra Itinerariun ad loca santa, su realización en Jerusalén, así: “Cuando se acerca la hora 11ª, se lee el pasaje en que los niños, con ramos y palmas, corrieron delante del Señor, y en seguida el obispo se levanta con todo el pueblo, y entonces, de lo alto del monte de los olivos, se viene yendo todo el mundo a pie. Todo el pueblo marcha delante del obispo al canto de los himnos y antífonas, respondiendo siempre: Bendito sea el que viene en nombre del Señor. Todos los niños pequeños, hasta los que no pueden andar por ser demasiados jóvenes, a los cuales sus padres llevan sobre el cuello, todos llevan ramos, unos de palmeras, otros de olivos; y así se da escolta al obispo de la manera como el Señor fue escoltado aquel día. De lo alto de la montaña hasta la ciudad todo el mundo hace todo el camino a pie, incluso las mujeres, incluso los altos personajes, todos escoltan al obispo diciendo el responsorio; se camina así, muy lentamente, y es ya de noche cuando se llega a la anastasis, a continuación una oración a la cruz y se despide al pueblo”.

En la iglesia hispánica también se recuerda con un preciso ritual este momento recogido en los Evangelios, puesto que San Isidoro de Sevilla ya conocía el "Dies Palmarum", dejando incluido en su obra "Liber Ordinum", un protocolo destinado "in ramos Palmarum", el más antiguo documento litúrgico de occidente concerniente a esta fecha. Según este libro el Domingo de Ramos tendría lugar la bendición de las Palmas, luego la del pueblo, seguidamente una procesión, para terminar con la lectura del Evangelio concerniente a la Entrada de Jesús en Jerusalén.

Este sería el modo de realizarse en la ciudad de León, partiendo desde la S.I. catedral. Si bien la particularidad especial de este día es la participación conjunta del Cabildo Catedralicio con la Corporación Municipal desde finales del siglo XVI, según una decisión tomada por los representantes civiles de la ciudad, “Sobre procesión de Ramos”, mediante un acuerdo de 29 de marzo de 1597 que dice así: “este día la ciudad acordó que como se suele ir el día de nuestra Señora de las candelas y otras veces a la iglesia mayor en forma y orden de ciudad, el día de Ramos a la procesión pues es una procesión tan solemne y que se notifique a los caballeros Regidores presentes, no falten de venir a ella a la ora que se señalare así a esta como a todas las demás de aquí adelante con apercibimiento que estando en la ciudad caerán en pena por cada vez de seis reales los cuales el contador de faltas lo descuente y quite de su salario y se reparta entre los caballeros que fueren en forma de ciudad e yo el dicho Simón de la osa escribano lo notifique a los caballeros que están en este ayuntamiento puestos en la cabeza del en su persona y oído por señores mayordomos lo consintieron han que se entienda a ver esta falta el que no llegue a la iglesia mayor con la ciudad que si entraren con la ciudad en la iglesia mayor no incurren en pena.”  

 Desde entonces, y aunque no sea un ceremonial propio del Ayuntamiento, será incluido como un protocolo propio en el libro de las "Políticas Ceremonias", de la siguiente forma: “el Domingo de Ramos va la Ciudad a la Catedral, a recibir los Ramos, (...) acompaña a la Procesión, que este día va a la Parroquial de San Marcelo, vuelve a la Catedral, adonde asiste hasta acabar la Misa. (...)”

En el día de hoy la procesión de los Palmas se verifica del mismo modo que entonces con la variante de incorporar a la procesión, desde 1944, un paso sobre carroza de ruedas, que representa la Entrada de Jesús en Jerusalén, adquirido a los talleres de Arte Cristiano de Olot por las cofradías de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad, Dulce Nombre de Jesús Nazareno y Minerva y Vera Cruz, según ha documentado Eduardo Álvarez Aller, y donado para tal fin.

Desde el año 2006 es llevado a hombros sobre unas andas donadas por la cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad, destacando que el paso parte del patio de la Real colegiata de San Isidoro incorporándose a la bendición de las palmas en la plaza de San Marcelo y desde allí, acompañará la procesión de las Palmas hasta la Plaza de Regla en la Catedral de León, lugar donde tiene lugar la Solemne Eucaristía del Domingo de Ramos.

BRACEROS
42

MÚSICA (2017)

No hay comentarios:

Publicar un comentario