miércoles, 20 de marzo de 2013

ANGUSTIAS Y SOLEDAD: 1578.

Guion y paso de la Virgen de las Angustias. Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad. León. Foto G. Márquez.
NOMBRE OFICIAL
Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad
 
TEMPLO
Capilla de Santa Nonia, donde se encuentra desde 1809, si bien su establecimiento no fue definitivo hasta 1835, aunque desde su aprobación de estatutos en 1578 se encontraba en el convento de Santo Domingo. En la actualidad también tiene casa de hermandad en la calle Máximo Cayón Waldaliso, 7.

BREVES DATOS DE SU FUNDACION E HISTORIA (1578)
Gracias al investigador leones Antonio Alonso Morán, se ha podido documentar la fundación de la cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad de la Virgen María, en el convento de Santo Domingo, siguiendo los modelos de hermandad del siglo XVI de disciplina y penitencia, el 9 de febrero de 1578, cuyo primer abad fue el pintor Gregorio de Herreras.
 

Virgen de las Angustias. Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad. León. Foto G. MárquezPor otro lado, debemos tener en cuenta que la cofradía ha tomado la fecha de 1572 como su origen por unos documentos de los que autores del siglo pasado han hablado pero que desconocemos su existencia. Sin embargo, los datos que nos proporcionan encajan con el estudio y publicación de la primera regla de la cofradía. La escritura citada, aunque extraviada hoy, lleva fecha del 25 de octubre de 1578 y fue otorgada en la claustra baja del convento de Santo Domingo ante el escribano Antonio de Villaverde, aludiendo a la fundación de la capilla de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad, por Juan Antonio de Mayorga, bajo ciertas reglas y condiciones dictadas por Diego Vaca, entre ellas, parece que los cofrades tenían el derecho y el deber de guardar y mantener expuestas, sus imágenes titulares, Nuestra Señora de las Angustias y la Virgen de la Soledad, sin que se pueda cambiar su denominación, aludiendo a 1572 como fecha de la fundación de la capilla. 

Deducimos, por tanto, que tras la fundación de la capilla bajo la advocación de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad en 1572, se organizó una hermandad que tomó esta doble advocación de María en sus Dolores y se fundara una cofradía penitencial que hacía su principal función con una procesión en la Semana Santa, si bien llama la atención que en las reglas del 9 de febrero de 1578 no se alude a ninguna imagen, solo a las "insignias de la Pasíon de Nuestro Señor y de las Angustias y Soledad de la Virgen María", y tampoco a una capilla, pues las normas de establecimiento, según parece, se debieron dictar a posteriori, el 25 de octubre de 1578. 

Por el establecimiento en el convento de Santo Domingo, el Catastro del Marqués de Ensenada nos señala que hacía efectivos “Setenta y cuatro reales que en cada un año paga la Cofradía de las Angustias sita en dicho convento, por dos misas cantadas, una procesión, y doce misas rezadas que cumple cada año dicho convento.” 

Nuestra Señora de la Soledad. Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad. León. Foto G. Márquez.Podemos afirmar que esta nueva hermandad de inequívoca advocación mariana, basada en el ejercicio de la caridad, pudo surgir muy posiblemente a imitación de la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y Angustias fundada en Madrid el 21 de mayo de 1567 por la Reina Isabel de Valois haciendo su primera procesión el 16 de abril de 1568, y también por influencia de la cofradía vallisoletana de Nuestra Señora de la Quinta Angustia y Angustias y Soledad de Nuestra Señora de los Desamparados, cuya regla fue aprobada el 16 de Noviembre de 1.569, igualmente fundada con una gran vocación asistencial.

La existencia y reglas de estas dos hermandades de Madrid y Valladolid debieron ser conocidas por devotos leoneses que fundarían, primero la capilla en el convento de Santo Domingo bajo estas advocaciones de las Angustias y Soledad en 1572, y en 1578 instituyeron la cofradía o bien la regularizaron, puesto que no era extraño en aquellos tiempos que las hermandades existieran sin tener una aprobación por las autoridades eclesiásticas, algo que no podemos descartar.

La penitencial y mariana hermandad leonesa, estableció en su regla fundacional, al igual que las que consideramos como matrices, tanto en Madrid como en Valladolid, la realización de una procesión de disciplina y penitencia el Viernes Santo a las “ocho horas de Prima noche”, siendo la primera procesión documentada en la Semana Santa de León que tiene lugar en éste día. La procesión debía recorrer las iglesias que el abad, diputados y oficiales estableciesen, formando la procesión cofrades de luz, alumbrando, y los de sangre o de disciplina, todos ellos ataviados con túnicas negras y la insignia “de las Angustias de Nuestra Señora” sobre el pecho. 

La cofradía de las Angustias y Soledad establecida ya en la capilla homónima del monasterio de Santo Domingo buscó engrandecerse, solicitando ser agregada a la romana Archicofradía de la Gloriosísima Virgen María del Llanto, algo que consigue según bula Pontificia en 11 de mayo de 1586, para disfrutar de las gracias e indulgencias otorgadas a la citada congregación de Roma, según fue publicado por el profesor Santiago Domínguez Sánchez.  

La hermandad de las Angustias dio inicio así, a la difusión en León de una advocación unida a un modelo iconográfico particular, el de la Soledad, netamente español, que sería imitado por la casi totalidad de cofradías penitenciales y de Semana Santa de la ciudad en el presente. 

Tenemos la certeza material por la existencia actual de la renacentista y preciosa imagen de la Virgen de las Angustias, que ésta fue una de sus dos titulares, representando iconográficamente el tema de la Sexta Angustia, y que también tuvo una talla de la Virgen de la Soledad, sustituida en algún momento, puesto que la actual representación de Nuestra Señora de la Soledad, no se corresponde con patrones estilísticos de 1578, aunque también descartamos que sea una imagen del siglo XIX, situando su realización en siglos precedentes. 

La hermandad de las Angustias y Soledad organizó desde entonces la procesión del Viernes Santo por la noche, tras el sermón de la Soledad, referida documentalmente como de "las Angustias" o como de "la Soledad", y hemos de descartar, pese a polémicas, que la mariana hermandad realizase la procesión del Santo Entierro, cuyas referencias textuales en el Archivo Histórico Municipal de León la vinculan continuamente a la franciscana hermandad de la Vera Cruz que por algún motivo que desconocemos, aparte de organizar la procesión de disciplinantes del Jueves Santo, comenzó también a hacer la procesión del Santo Entierro en el siglo XVII el Viernes Santo hacia las cuatro de la tarde. 

Este hecho motivó un conflicto, puesto que en 1628 los hermanos de las Angustias tomaron la decisión de reunirse con los de la Vera Cruz, para respetar la tradición de salir la Vera Cruz el Jueves Santo y las Angustias y Soledad el Viernes Santo, proponiendo la cofradía de Santo Domingo que ambas cofradías saliesen juntas tanto el Jueves como el Viernes Santo, en ambos días. Es lógico que la cofradía de las Angustias protestase, puesto que si la Vera Cruz se encontraba haciendo la procesión del Santo Entierro, que duraría entre tres y cuatro horas, permitiría la procesión de la Soledad, pero impediría a muchos fieles el asistir al sermón que la hermandad de las Angustias hacía antes de su procesión. Tengamos en cuenta que antiguamente en las procesiones no se colocaba la gente en las aceras, sino que las acompañaba. 

El intento de la cofradía de las Angustias y Soledad no debió tener mucho efecto, puesto que con posterioridad, y aun teniendo una laguna documental, nos encontramos que desde 1663 aparecen puntuales y múltiples noticias de la asistencia municipal a la procesión del Santo Entierro de la hermandad de la Vera Cruz que partía desde el convento de San Francisco, aunque esto no supuso que desapareciese la procesión de la Soledad de la hermandad de las Angustias, que si bien cuenta con escasas noticias, si sabemos que los representantes municipales también asistían, después de ir oficialmente a la procesión del Santo Entierro, a la de la Soledad, teniendo la primera referencia documentada desde 1679 y lo largo de finales del siglo XVII, con algunas noticias en el siglo XVIII, hasta que el año 1806 los representantes del Ayuntamiento decidieron “(...) que respecto se acerca la procesión del Entierro de Nuestro Señor Jesucristo en el convento de San Francisco de esta Ciudad, a la que asiste la Justicia y Regimiento, llevando a cuenta de sus propios las luces necesarias, y que concluida dicha procesión se deshace el cuerpo de Ayuntamiento, le parecía, que luego que se concluyese se llevare dicha cera sacada por cuenta de los referidos Propios a la cereria sin que pasase a la segunda procesión de Santo Domingo en donde no asiste dicha ciudad (...)” Es decir, dejaron de ir a la procesión de la Soledad, aunque años despues volvieran a decidir su asistencia.

Virgen de las Angustias y Nuestra Señora de la Soledad en la capilla de Santa Nonia. Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad. León. Foto G. Márquez.
El 1 de enero de 1809 se produce el incendio en el convento de Santo Domingo tras la entrada de las tropas francesas en León durante la Guerra de Independencia. (1808-1809) La hermandad de las Angustias, al igual que lo hizo la de Jesús Nazareno, debió abandonar antes Santo Domingo y refugiarse con sus imágenes en la capilla de Santa Nonia, donde se encontraba establecida la Congregación de los Esclavos de María, a la que comenzó a pagar 6 reales anuales como arrendamiento por su estancia. Santa Nonia es el lugar donde se encuentra instituida en la actualidad, junto con la hermandad de Jesús Nazareno, donde tiene expuestas sus imágenes titulares y tienen lugar los actos oficiales de la cofradía, partiendo desde la misma sus procesiones. 

En 1812, y posiblemente hasta 1814, la Soledad de las Angustias fue requerida por el Ayuntamiento de León para hacer una Solemne procesión del Santo Entierro y Soledad de Nuestra Señora, ya que la hermandad de la Vera Cruz, que tenía reconocidamente a su cargo ésta procesión, se encontraba extinguida, al igual que la de las Angustias y Jesús Nazareno. Para la citada procesión de 1812 el Ayuntamiento ordena que se vaya a recoger la imagen de “Nuestra Señora del Cuchillo” a la capilla de la Esclavitud, Santa Nonia, y desde allí fue llevada, primero a Santa Catalina y después a la Catedral para la procesión citada, en la que fue portada por cuatro sacerdotes, siendo devuelta al finalizar el cortejo fúnebre, a Santa Nonia. Fue el primer momento que tenemos constancia de la existencia de la imagen de Nuestra Señora de la Soledad, y de que dos imágenes de dos cofradías distintas participasen en una única procesión en León, y de algún modo se pone la piedra para el futuro acuerdo que dará como peculiaridad que hoy en León sí existan dos procesiones del Santo Entierro, pero no en el mismo día, sino en distintos años. 

En el año 1825 encontramos una petición de concurrencia a las procesiones del Viernes Santo, por parte de las tres hermandades penitenciales de león al Ayuntamiento que nos aporta y confirma cual era el planteamiento de las procesiones del Viernes Santo en León, además de un importante dato respecto a la hermandad de las Angustias. El documento dice: “Mediante que por los Abades de las Cofradías de la Santa Vera Cruz, sita en el Real Convento de San Francisco extramuros de dicha ciudad, Jesús Nazareno, y Nuestra Señora de las Angustias que los están en la Capilla de la Esclavitud se ha acudido a este Ayuntamiento con memoriales solicitando su asistencia en cuerpo a las procesiones de mañana y tarde que hacen dichas cofradías el Viernes Santo próximo.” “Se acordó que se guarde y observe la costumbre que ha habido hasta aquí asistiendo cuatro señores Capitulares por la mañana a la de Jesús de Nazareno no obstante de que puedan hacerlo los demás de que se compone este Ayuntamiento, si quieren asistir. Que a la del Entierro de Cristo por la tarde se asista en cuerpo, y a la de las Angustias que hayan de llevar cuatro individuos la Imagen de Nuestra Señora y asistir también los demás que tuviesen devoción de hacerlo (...)” Aquí se aprecia algo importante que se ha convertido en tradicional y es el hecho establecer que el paso de la Virgen de la Soledad de la hermandad de las Angustias sea “pujado” por cuatro representantes municipales, y es la primera vez que lo podemos documentar. Hoy, podemos afirmar, que la tradición para que se verifique en la procesión del Santo Entierro la puja de la “Soledad” durante una parte del trayecto, se inicia y es patrimonio del paso de Nuestra Señora de la Soledad de la cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad. Otro dato interesante es el de confirmarnos que la cofradía de las Angustias, igual que la de Jesús Nazareno, se encontraban ya establecidas en Santa Nonia, lugar que ya no abandonarían y sería definitivo desde la Desamortización de Bienes Eclesiásticos de 1835. 

Braceros del paso de la Virgen de las Angustias. Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad. León. Foto G. Márquez.
Previamente, en 1830 las hermandades de las Angustias y la Vera Cruz, firman un acuerdo para organizar juntas la procesión del Santo Entierro. El documento, contrariamente a distintas interpretaciones, no pone fin a ningún conflicto entre ambas hermandades, sino que establece una nueva etapa en la Semana Santa de León, una curiosa peculiaridad que ha supuesto la eliminación de una de las dos procesiones que tenían lugar en la tarde y noche del Viernes Santo, unificando las dos que existian, Santo Entierro y Soledad, con una clara intención según el documento, y es que salieran las imágenes de ambas hermandades, sin repetirse, puesto que sabemos que la Vera Cruz también tenía una imagen de la Soledad, y alternando el lugar de salida de la procesión, bien fuera año par o impar. Desde entonces, la hermandad de las Angustias y Soledad saldrá los años pares desde su sede, y la Vera Cruz desde la suya, pero, al menos inicialmente, ambas hermandades reunidas y costeando a partes iguales la procesión. El acuerdo establecido, es, al fin y al cabo la idea que tuvo en Ayuntamiento de León en 1812, cuando tomó el paso del Santo Sepulcro de la hermandad de la Vera Cruz y la Virgen de la Soledad de las Angustias, y lo que supuso, a partir de entonces, fue una sucesión de conflictos, ahora sí, entre ambas hermandades

De hecho en 1882 el abad de la Vera Cruz se niega a pagar lo que le corresponde para quienes portan los atributos en la procesión y en 1888 los nuevos estatutos de la cofradía de la Vera Cruz, hacen que la junta de seises de las Angustias quieran revisarlos por si pudiera haber algo perjudicial para su cofradía y aunque no se encontró nada se acordó con el abad de la Vera Cruz el revisar la concordia, de la que ya se habían alterado una serie de capítulos y otros habían caído en desuso, concluyendo que cada año fuese una cofradía quien organice la procesión del Santo Entierro, sin que ambas asistieran juntas desde entonces, corriendo los gastos de la procesión por cuenta de la que se encargase anualmente de la procesión del Santo Entierro

Así es como hoy en día se realiza, pero hubo excepciones, como la del año 1895 en que el presidente nato de las cofradías recientemente unidas de la Sacramental de Minerva y Vera Cruz invitó a la hermandad de las Angustias a que se asistiera a la procesión del Enierro en la forma antigua, es decir, según la Concordia de 1830, algo que esta última aceptó entonces.  

En 1891, dada la desastrosa situación económica que debió atravesar la hermandad de la Vera Cruz, la cofradía de las Angustias acordó que si el Obispo de León lo solicitaba organizarían la procesión del Santo Entierro, aún siendo año par, eso si, sin hacerse cargo del coste económico. 

Todas las cofradías han pasado momentos de apuro a lo largo de su historia y la de las Angustias y Soledad de León lo vivió en los primeros decenios del siglo XX, de hecho, tuvo que reorganizarse puesto que en 1940 llegó a contar tan solo con cinco hermanos. Sin embargo, la cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno, con quien comparte capilla, auxilió a la hermandad de las Angustias apuntándose un buen número de cofrades de ésta como hermanos. Así pudo reorganizarse el 12 de junio de 1941 y en 1942 incorporó a la procesión del Santo Entierro el "Santo Cristo" crucificado, y el paso de San Juan cedido por la cofradía de Jesús Nazareno, al menos desde 1940.

Estrenará en 1944 la nueva urna dorada para el paso del Santo Sepulcro cuya imagen también fue restaurada por Nicolás de la Puente y añadirá al hábito de su junta de seises un capirote alto con un elegante y gran babero donde se borda el emblema de la hermandad. 

En 1952 encargó una nueva imagen a Manuel Gutiérrez para sustituir a la Soledad, pero no gustó mucho, por lo que solo participó aquel año en la procesión del Santo Entierro, si bien fue recuperada en 1993 para la nueva procesión del Dolor de Nuestra Madre el Martes Santo, que bajo la advocación de Nuestra Señora de las Lágrimas fue el primer paso en León pujado íntegramente por mujeres. 

Entre 1948 y 1970 participará en su procesión del Santo Entierro el paso de El Descendimiento de la cofradía de la Vera Cruz, hasta que Angustias estrenó en 1972 el paso Camino del Sepulcro contratado a Víctor de los Ríos. 

Braceras de la cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad. León. Foto G. Márquez
Aumentaría su patrimonio en 1988, sacando en su procesión el nuevo paso alegórico de los Atributos y el de San Juan, ambos de Javier Santos de la Hera. 

En 1992 se produce un hecho histórico y valiente por parte de la hermandad abriendo sus puertas a que las mujeres se integren en las procesiones que esta realiza, adaptándose al nuevo Código de Derecho Canónico promulgado en 1983 por el Papa Juan Pablo II, permitiendo que las hermanas puedan vestir el hábito penitencial e incluso pujar sus propios pasos, tal y como sucedió en 1993, cuando comenzó a organizar la procesión Dolor de Nuestra Madre en la que participan los pasos de la Virgen de las Lagrimas, Nuestra Señora de las Angustias, y Nuestra Señora de la Soledad. 

También es de destacar que a lo largo de 1991 la cofradía llevó a cabo la formación de la primera agrupación musical de León, apadrinada por la formación de Nuestra Señora de los Reyes de Sevilla, para acompañar sus procesiones, saliendo a las calles leonesas en la Semana Santa del año siguiente. 

Agrupación musical de la cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad. León. Foto G. Márquez
Aún aumentó más el patrimonio de la hermandad en los últimos años, con la renovación de todos los tronos, coronas y mantos, y también en cuanto al patrimonio escultórico, puesto que el año 1996 estrenó el paso de la Consolación de María, obra de José Ajenjo, y en el año 2002 incorporó el paso de misterio realizado por Manuel Hernández León, La lanzada de Longino, ambos destinados a ser pujados íntegramente por hermanas de la penitencial y mariana hermandad leonesa que inauguró el 24 de enero del año 2008 una casa de hermandad, en una calle que lleva nombre de papón y cronista, Máximo Cayón Waldaliso, donde durante todo el año los hermanos de la cofradía encuentran su contacto diario y lugar en el que se realizan múltiples actividades durante todo el año. 

No falta en la historia de la cofradía de Nuestra Señora de las Angustias un aspecto algo menos conocido. Este es la fiesta de la Alegría, conmemoración que tiene como centro de atención la imagen homónima, propiedad de la hermandad, con la que se realiza procesión el Domingo de Pascua de Pentecostés, que coincide con la fecha en la que un nuevo abad se dispone a servir y presidir los actos de la congregación durante dos años, al cual, la junta de seises ira a recoger a su domicilio, donde el nuevo abad les ofrecerá un aperitivo. El acompañamiento corre a cargo de la típica dulzaina y tamboril leonés. Es una fecha de gozo en la compañía, y por lo poco que conocemos, mucho más debió de serlo en siglos pasados, ya que con motivo de la celebración se acudía a Tierra de Campos para comprar toros que se lidiaban en esta fiesta propia de la hermandad, tal y como se documenta en 1648. 

Hoy en día, la cofradía participa en la procesión de la Dolorosa el Viernes de Dolores, acompañando la junta de seises en pleno y con su estandarte la procesión de la Virgen del Mercado, organiza desde su capilla de Santa Nonia, junto con las hermandades del Dulce Nombre de Jesús Nazareno y la Real de Minerva y Vera Cruz, la procesión de la Pasión el Lunes Santo aportando el paso de la Virgen de las Angustias, al día siguiente la del Dolor de Nuestra Madre, y en la tarde-noche del Viernes Santo de los años pares la del Santo Entierro, y celebra la fiesta de la Alegría en la Pascua de Pentecostés, portando por los alrededores de Santa Nonia la imagen de la Virgen de la Alegría, figura que participa también en la procesión del Corpus Christi a hombros de los cofrades de la histórica y mariana hermandad penitencial leonesa.

HERMANOS Y HERMANAS
3710

DÍAS DE SALIDA 
Viernes Santo. (Años pares) Procesión del Santo Entierro.  

PASOS (11)
Virgen de las Lágrimas. Manuel Gutierrez Álvarez, 1952. 
Los Atributos. Javier Santos de la Hera, 1988.
La Sagrada Lanzada. Manuel Hernández León, 2002. 
Santo Cristo. Autor desconocido, segunda mitad del siglo XVI. 
Virgen de las Angustias. Atribuida a la escuela de Juan de Juni, ultimo tercio del siglo XVI. 
Camino del Sepulcro. Víctor de los Ríos, 1972.
Consolación de María. José Ajenjo Vega, 1996. 
Cristo Yacente. Ángel Estrada Escanciano, 1964.
Santo Sepulcro Juan de Juni, hacia 1534-1537. 
San Juan. Javier Santos de la Hera, 1988. 
Nuestra Señora de la Soledad. Autor desconocido, anterior al s. XIX.

MÚSICA
Agrupación musical de la cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad. (León, 1991)
Banda de cornetas y tambores de la cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad. (Femenina. León, 2001)

No hay comentarios:

Publicar un comentario