lunes, 25 de febrero de 2013

SANTO CRISTO. Autor desconocido, segunda mitad del siglo XVI.

ANGUSTIAS Y SOLEDAD
Viernes Santo. (años pares) 


En 1941 los Padres Capuchinos incorporaron a su procesión del Silencio del Miércoles Santo el Santo Cristo de la hermandad de las Angustias, para acompañar al Nazareno del Dainos en la recién creada procesión del Silencio y en sustitución del Cristo de los Balderas, que había salido en la de 1940, cuando se inicia la historia del cortejo.

Santo Cristo. Crofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad. León. Foto G. MárquezEn la procesión del Santo Entierro de 1942 la hermandad de las Angustias comenzó a contar con éste Crucificado que se encontraba en lo alto del retablo que la cofradía tenía, y tiene, en la iglesia de Santa Nonia, según se describe en la Guía Artística de León en 1925.

La imagen es toda una incógnita, ya que hasta su incorporación a las procesiones de la Semana Santa en el siglo XX no tenemos conocimiento de su existencia, ni siquiera de modo explícito en los inventarios de bienes y alhajas de la hermandad de las Angustias conservados desde 1877.

José Pinto Maestro, abad de la hermandad de las Angustias en 1942, apuntó como el Santo Cristo Crucificado había sido apartado por la cofradía en el siglo XVIII, siendo sustituido por la imagen del Cristo Yacente que actualmente compone el paso de la Urna, algo que tomándolo con cuidado podríamos tener en cuenta, puesto que la hermandad de las Angustias no formará parte en la procesión del Santo Entierro hasta que toma el acuerdo con la cofradía de la Vera Cruz, en 1830, para organizar esta procesión los años pares en unión con la penitencial fundada en el convento de San Francisco, aunque existan precedentes en 1812. 

Agustín Nogal, por su parte, afirma que el Santo Cristo sería una imagen articulada, al igual que lo ha sido el actualmente denominado como Cristo del Desenclavo y que componía el paso del Santo Sepulcro de la cofradía de la Vera Cruz, sin embargo no apreciamos en la imagen del Crucificado de las Angustias ningún elemento articulado en la zona de brazos y hombros de la talla, y la reciente restauración de la imagen por el técnico conservador Pablo Yagüe a comienzos del año 2012, no deja duda para afirmar que no fue un Crucificado articulado para cumplir la doble función de Cristo en la Cruz y Yacente en la Urna. 

No existe documentación que señale, antes de 1830, que la cofradía de las Angustias organice la procesión del Santo Entierro, que no quiere decir que no saliera el Viernes Santo, todo lo contrario, ya que desde su fundación en 1578 se encargaría de hacer la primera procesión documentada en el Viernes Santo, denominada como de la Soledad o de las Angustias en distintos documentos municipales. Por ello podríamos considerar la posibilidad de que la afirmación de Pinto Maestro pudiera tener cierta objetividad aunque si el Santo Cristo de la hermandad de las Angustias fue apartado, pienso que fuera entre 1808 y 1830, cuando la cofradía penitencial de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad abandonó previsoramente el convento de Santo Domingo refugiándose en la capilla de la Esclavitud, Santa Nonia, y firmó la Concordia con la hermandad de la Santa Vera Cruz de San Francisco para organizar ambas la procesión del Santo Entierro, alternando el lugar de salida de la procesión. 

De todos modos, todo esto es un intento de buscar una solución a un hecho no documentado, que es el conocer si antes de 1941, el Santo Cristo de la hermandad de las Angustias pudo ser una imagen que formase parte en la procesión de la Soledad del Viernes Santo.

Santo Cristo. Crofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad. León. Foto G. MárquezLa imagen, por otro lado, resulta un bello ejemplo de talla renacentista que engrandece el patrimonio que del siglo XVI tiene la hermandad de las Angustias y Soledad de León, junto con el Yacente del Santo Sepulcro y la Virgen de las Angustias.

Sin conocer la autoría del crucificado, podemos afirmar que la obra se realizaría, de acuerdo con otros autores, durante la segunda mitad del siglo XVI. También se ha señalado a los talleres de escultura de Valladolid como el origen de la obra, sin embargo no debemos descartar que fuera realizado en León.

Desde el punto de vista artístico el Santo Cristo de la Agonía muestra un exquisito trabajo en cuanto al estudio y tratamiento del modelado anatómico que resulta de gran belleza. De menor tamaño que un modelo natural presenta una característica corona tallada y un rostro exento de rasgos lacerantes que muestren signos de tortura, más bien es un "Crucificado durmiente", ciertamente idealizado y alejado de cualquier señal cruenta innecesaria. 

Respecto al trono, señalar que en 1948 salió sobre uno realizado por el taller de Víctor de los Ríos que fue apartado posteriormente y recuperado de nuevo para el paso de Cristo Yacente de Ángel Estrada.

Actualmente cuenta con un trono en madera con aplicaciones en orfebrería plateada realizado entre 1996 y 1998 por los hermanos Marín Díaz del taller sevillano Orfebrería Maestrante, al que se le han añadido en el año 2010 unos grandes faroles en orfebrería plateada en las esquinas. 

El Santo Cristo de las Angustias fue restaurado en el taller de Víctor de los Ríos en 1947 y en el año 2012 por el técnico conservador y restaurador Pablo Yagüe.

BRACEROS
90


No hay comentarios:

Publicar un comentario