domingo, 3 de febrero de 2013

LA RONDA

Soñáis con las voces de los que siguen, buscan y a Jesús llaman,
Apóstoles perseguidos e insultados en la noche de los traidores,
la madrugada del bullicio destructivo organizado por un sanedrín,
que busca mofarse, del Mejor de los Nacidos y reírse de los papones,
ignorantes de que aquí, en pocas horas reinará la Gloria.
(Pregón cofrade y exaltación de la Semana Santa de la cofradía Cristo del Gran Poder. 14 de marzo de 2015. G. Márquez)

JESÚS NAZARENO
Viernes Santo.

Lugar: Plaza de San Marcelo
Hora: 00:00

La Ronda es la denominación que recibe el piquete de “papones” formado por un tambor, clarín (corneta) y esquila, que con unos toques sencillos nos avisan del comienzo de la procesión de los Pasos, puesto que se disponen al frente de la misma.
 
Su aparición y gran protagonismo será desde las doce de la noche en la madrugada del Viernes Santo, cuando reunidos frente al Ayuntamiento leonés de la plaza de San Marcelo se dé aviso al Alcalde de León, con su toque característico, y la voz de un hermano entonando la siguiente llamada “levantaos, hermanitos de Jesús, que ya es hora”.

Tras esta primera intervención acudirán a “rondar” al Sr. Obispo de la diócesis legionense, y al general Jefe del Mando de Artillería de Campaña, acompañando, después, al abad de la cofradía hasta su casa para que pueda descansar esas escasas horas hasta que vuelva a ser requerido por tan peculiar representación, con la misma llamada y así acudir a Santa Nonia, desde donde saldrá la procesión. Entre tanto, los papones que componen la Ronda irán recorriendo la ciudad para avisar a los hermanos de la cofradía que ha llegado el Viernes Santo y deben cumplir con su compromiso de asistir a la procesión de los Pasos.


Hemos de señalar que no sabemos el origen cierto de esta tradición de la cofradía, aunque sí podemos decir que inicialmente quienes tocaban ese tambor y clarín no eran hermanos de la misma, sino una especie de oficiales municipales, denominados también como porteros, que acompañaban a los ediles leoneses en los actos y funciones que el Ayuntamiento desarrollaba en su protocolo.
 
De éste modo la hermandad de Jesús Nazareno, así como las penitenciales de la Vera Cruz y las Angustias, en cuyas procesiones también participaban, abonaba desde 1787 a los componentes de dicho piquete una cantidad, que oscilaba, entre los 12 y 36 reales, hasta que a lo largo del siglo XIX entrarán como hermanos de la cofradía de Jesús Nazareno dejando de recibir este “sueldo”, aunque continuando su asistencia a la procesión del Santo Entierro que hacían las otras dos compañías citadas.

Éste tipismo de la Semana Santa leonesa lo ha conservado la cofradía de Jesús Nazareno, incorporado de nuevo por la hermandad de las Angustias solo para su procesión del Santo Enterro, aunque es cierto que tanto las cofradías de la Vera Cruz y del Desenclavo también abren sus procesiónes con un acompañamiento similar, si bien en ambos casos son una novedosa reinvención que no reproduce el interesante elemento que del pasado y de la tradición mantiene la hermandad del Dulce Nombre de Jesús Nazareno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario