sábado, 12 de enero de 2013

SANTO CRISTO DE LA AGONÍA. Laureano Villanueva, 1973.

JESÚS NAZARENO
Viernes Santo

Santísimo Cristo de la Agonía. Cofradía de Jesús Nazareno. León. Foto G. Márquez.

El Santo Cristo de la Agonía de la cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno se incorpora a la procesión de los Pasos en 1973.

El Crucificado fue realizado por escultor leonés Laureano Villanueva Gutierrez, tallándolo en madera de abedul y dejando la obra exenta de aparejo y policromía, siendo un encargo de la hermandad de Jesús, con el fin de reemplazar el hueco inicial que había dejado el Cristo de los Balderas, de la parroquia de San Marcelo, que sacó en su procesión de los Pasos entre 1957 y 1968. La gran obra de Gregorio Fernández había sido declarada titular de la hermandad recién fundada de las Siete Palabras, saliendo por ello, también, el Viernes Santo por la tarde. Tanto trajín provocó la prohibición por parte del Obispo de León para sacar la talla barroca en ambas procesiones. 

Por ello, la cofradía de Jesús Nazareno representó el misterio de Cristo muerto en la Cruz, en 1969, con el Crucificado que con advocación a La Agonía, posee la cofradía penitencial hermana de las Angustias y Soledad, quien se lo cedió para aquella ocasión. En 1970 contó con el Cristo Crucificado que guardan las monjitas del monasterio de San Pedro de las Dueñas, obra magnifica de Gregorio Fernández realizada alrededor de 1620. Para las procesiones de 1971 y 1972, los cofrades de Jesús Nazareno optaron por sacar un Crucificado que se encuentra en la Colegiata de San Isidoro; una copia del Cristo gótico de los Barrios de Luna que había realizado Andrés Seoane en 1964.

Pero la evidente necesidad de evitar tal inestabilidad en la representación de Cristo muerto en la Cruz en la procesión de los Pasos, terminó por llevar a la Junta de Seises de la cofradía del Nazareno a encargar una imagen propia al escultor Laureano Villanueva, que desarrolló su propio estilo contemporáneo, en una obra que invita más a la meditación interior, que a la devoción que el pueblo puede desarrollar, ante la observación de una imagen de Cristo basada en la concepción de la belleza o del dramatismo, a través de una imagen tallada y policromada, que enlace con teorías representativas del Renacimiento, del Barroco o su reinterpretación a través del eclecticismo escultórico necesario en la imaginería popular.  

En 1985, el artista Melchor Gutierrez fue el encargado de dotar al Cristo de la Agonía de un nuevo trono, el actual, muy acorde con la propia imagen.

BRACEROS
84

MÚSICA (2107)
Agrupación musical de la cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad. (León, 1991) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario