domingo, 27 de enero de 2013

NUESTRO PADRE JESÚS NAZARENO. Imagen del Nazareno realizada por seguidores de Gregorío Fernández. Mediados del siglo XVII. Simón de Cirene, Víctor de los Ríos, 1946.


Nuestro Padre Jesús Nazareno. Tras la Restauración de Juan Manuel Miñarro. 2015. León. Foto G. Márquez
Nuestro Padre Jesús Nazareno. Tras la Restauración de Juan Manuel Miñarro. 2015. León. Foto G. Márquez
JESÚS NAZARENO
Lunes Santo
Viernes Santo

Jesús con la Cruz en su Pasión camino del Calvario es la representación iconográfica que la cofradía de Jesús Nazareno tomó según su regla fundacional de 1611 para la procesión del Triunfo de la Santa Cruz, establecida como fiesta principal de la hermandad, y no para la procesión de penitencia en la mañana del Viernes Santo, que era compuesta por hermanos de la cofradía que portaban cruces "imitando las pisadas de Nuestro Señor".

Así, para el mes de junio de 1611 la cofradía de nazarenos de León debió contar con una talla de Jesús con la Cruz, su imagen titular, que toma la advocación actual de Nuestro Padre Jesús Nazareno, el paso principal de la procesión de los Pasos y que, en realidad, no podemos afirmar con rotundidad que se corresponda con la que debió encargar la cofradía inicialmente, por falta de documentación. Sin embargo, los rasgos estilísticos de la talla del Nazareno, si podría hacernos situar la realización de la imagen hacia 1611, sin descartar, incluso, toda la primera mitad del siglo XVII.

La actual figura de Simón de Cirene es obra de Víctor de los Ríos, incorporada a la procesión de los Pasos en 1946.

La autoría de la imagen leonesa de Jesús Nazareno resulta uno de los enigmas de la Semana Santa de León, y más aún por ser la principal imagen devocional de las que componen la representación de la Pasión y Muerte del Salvador en la Semana Santa de la ciudad.

Los profesores e investigadores de Historia del Arte de la Universidad de Valladolid, Juan José Martín González, Jesús Urrea y Javier Rivera, siempre desecharon que el autor del Nazareno de la cofradía leonesa fuese obra de Gregorio Fernández, concluyendo, eso si, en que era obra procedente del taller del gran escultor afincado en Valladolid hacia 1600 e incorporado en el taller del escultor Francisco Rincón, o bien, como obra de algunos de los imagineros y escultores que trabajaron para Fernández o se inspiraron en su obra posteriormente. Estos autores han situado la realización de la imagen durante la primera mitad del siglo XVII. 

Sin embargo, los mismos investigadores habían dudado la autoría de Gregorio Fernández en la Piedad de la localidad leonesa de La Bañeza, hecho que el profesor Fernando Llamazares consiguió documentalmente demostrar, al publicar que la obra fue encargada por los carmelitas descalzos a Gregorio Fernández en 1628 por 2.600 reales, con lo que se afianza la idea que únicamente la documentación escrita nos sirve para identificar plenamente la autoría de una imagen. Por otro lado, el propio profesor Fernando Llamazares identificó la talla del Nazareno como obra del escultor Pedro de la Cuadra en 1611, autor entre los años 1600 a 1610 de la imagen del Nazareno para la cofradía homónima de Valladolid fundada en 1596 y que sirvió de inspiración, sin lugar a dudas, para la organización en León de la cofradía de Jesús Nazareno.

Volviendo a la identificación de la autoría de la imagen del Nazareno, el profesor de la Universidad de León, Cesar García y el historiador del arte Eduardo Álvarez han presentado un estudio que identifica a Nuestro Padre Jesús Nazareno como obra realizada en 1611 por Gregorio Fernández, estableciendo una serie de parámetros visuales comunes con algunas obras realizadas por él, como el Ecce Homo (1613) que se encuentra en el Museo Diocesano de Valladolid, el Cristo Atado a la Columna o la Coronación de Espinas de la cofradía de la Vera Cruz, ambas realizadas entre 1615-1620.

Nuestro Padre Jesús Nazareno. Tras la Restauración de Juan Manuel Miñarro. 2015. León. Foto G. MárquezEn definitiva, hemos de atender los puntos comunes que se producen por todos los autores que han tratado de proporcionar una autoría a la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno, y por tanto, podemos situar la obra en torno al taller de Gregorio Fernández entre el año 1611 y 1650, y de producirse una confirmación documental de su ejecución en 1611 por el maestro Fernández, la imagen del Nazareno de León sería la primera que para una cofradía de Semana Santa hiciera Gregorio Fernández, y también la primera que en que representase a Cristo con la Cruz, puesto que Gregorio Fernández se extend en la realización de otros temas iconográficos pasionarios para las hermandades de penitencia, pero, no en la talla de un Cristo con la Cruz a cuestas hasta que en 1614 realizase para la cofradía de la Pasión de Valladolid el Paso de la Cruz a Cuestas, conservado en el Museo Nacional de Escultura, aunque la figura del Nazareno que compone el misterio actualmente no es la de Gregorio Fernández, sino la que Pedro de la Cuadra hizo como titular para la cofradía de Jesús Nazareno de Valladolid entre 1600 y 1610.

La imagen para la cofradía de Jesús Nazareno de León sería en su origen una representación de Cristo camino del Calvario con la Cruz a cuestas, tallada entera, y muy posiblemente con una rodilla sobre la base o a punto de tocarla, dado que así son los ejemplos de imágenes coetáneas conservadas en Valladolid.

La primera noticia documental específica de la imagen de Jesús Nazareno data de 1674, cuando la hermandad acuerda con el escultor Francisco Díez de Tudanca que se haga cargo de la labor de aligerar la talla ahuecándola, lo que nos confirmaría que la imagen era de bulto, en vez de ser de vestir, aunque se la cubriese con una túnica, ya que en 1793 la hermanad cita en el inventario de alhajas poseer una túnica de terciopelo morado. Es también en 1674 cuando se encarga a Tudanca, según el mismo documento donde también se contrata el paso del Expolio, la realización de un Simón de Cirene que ayude a llevar la Cruz al Nazareno. La incorporacn de ésa imagen haría el paso más pesado y de ahí la lógica demanda de la cofradía para que ahuecase el Nazareno, por lo que deducimos que la imagen titular de la hermandad leonesa sería trasladada al taller y domicilio que Francisco Díez de Tudanca tenía en la actual calle de la Pasión de Valladolid.

Los problemas económicos de la cofradía de Jesús Nazareno hicieron que entre 1788 y 1790, sacase solamente en su procesión del Viernes Santo por la mañana "en memoria de la Pasión de Cristo Señor Nuestro", el paso de Jesús Nazareno, en cumplimiento de sus estatutos, al no poder pagar a los 52 braceros de los 5 pasos que componían la procesión y estos negarse a sacarlos sin recibir dos reales, y una dotación de pan, vino y queso. 

Entre 1791 y 1794, se acuerda con los braceros, mediante intervención del Obispo Cayetano Quadrillero, que saquen los pasos por dos reales, pero en 1795 la hermandad de Jesús Nazareno decide reformar todos los pasos, expulsando a los braceros y dejando únicamente las imágenes que representaban a Cristo para ser pujadas por los hermanos de la cofradía. En lo que respecta a la imagen titular de la hermandad sería el abad de la cofradía, Juan Genaro García, quien mandó "arreglar el tablero de Jesús y pintarle con la decencia que corresponde", por lo que deducimos que no se prescindió de la efigie del Cirineo en éste caso, aunque si se aprovecho para pintar la cara de Jesús Nazareno "graciosamente", labor realizada por Juan Álvarez, quién también retoco el Señor del Rodapelo, (el Cristo del paso del Expolio) a quien se le entregó carta de pago para el ingreso en la cofradía de Jesús Nazareno en enero de 1796. 

Muy contrariamente a lo que se ha venido afirmando, la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno no se quemó en el incendio que asoló el convento de Santo Domingo donde la hermandad penitencial de los nazarenos tenía su capilla, también arruinada en el mismo. Los cofrades se encargaron de guardar su patrimonio, la mayor parte trasladado a la capilla de Santa Nonia, su actual sede, para preservarlo de las tropas francesas. Esto lo afirmamos por que en la documentación de la propia cofradía nada se dice de haber perdido sus imágenes. Cuando se reorganiza en 1815, declara estar entonces en la capilla de la Esclavitud, (hermandad a la que pertenencia entonces la capilla de Santa Nonia) adquiere un nuevo guion-estandarte, y nuevas banderas para sus cinco pasos, los mismos que tenía antes de la Guerra de Independencia. Eso sí, algo debió pasarle a la imagen del Cirineo, puesto que en el inventario de alhajas que declaran los abades desde entonces, se citan "las manos del Cirineo".

Nuestro Padre Jesús Nazareno. León. Lunes Santo. Foto G. Márquez. 2015.
De todos modos, al siglo XX llegó la talla de un Simón de Cirene que según documentación fotográfica muestra signos posibles de ser el originario de Francisco Díez de Tudanca. Aunque esto, incluso, debemos ponerlo en duda por el hecho citado de encontrarse las manos del Cirineo en los inventarios de alhajas, que cada abad presentaba a fin de ser traspasadas al siguiente abad entrante de la cofradía nazarena de León. En 1941 aquel Simón de Cirene, se sustituyó por una efigie de los talleres de Arte Cristiano de Olot que al final fue reemplazada por el Cirineo entregado por Víctor de los Ríos en 1946; la representación actual que acompaña al Nazareno de Santa Nonia en la procesión de los Pasos, puesto que en la de la Pasión del Lunes Santo, la imagen titular va sola en el paso.

Volviendo al Nazareno y descartando totalmente que se incendiase el 1 de enero de 1809 salvándose solo la cabeza y las manos, hay que señalar como dato importante que la imagen fue retocada en su conjunto por Víctor de los Ríos, entre diciembre de 1943 y enero de 1944, momento en que se realiza el cuerpo actual, así como el tallado de manos y pies nuevos, retocando o consolidando algún elemento perteneciente a la cabeza de la imagen, siendo así había llegado a nosotros, tras una intervención para el tratamiento contra la carcoma realizada en 1960, hasta que en el año 2015 se acometió su restauración, y la realización de un nuevo cuerpo por parte del escultor, investigador y profesor de Bellas Artes de Sevilla, Juan Manuel Miñarro.

El Nazareno ha sido vestido con diversas túnicas a lo largo de su historia, ya hemos señalado como en 1793 tendría una. En 1820 se encargó otra en terciopelo morado que costó en total 983 reales. En el presente, Nuestro Padre Jesús Nazareno atesora cuatro túnicas con la que es vestido para su exposición al culto en el retablo mayor de la capilla de Santa Nonia, para el besapié, el triduo y para las dos procesiones en las que participa, destacando la que viste en la procesión de los Pasos, realizada en 1934 en el convento de las Trinitarias de Madrid cuyos bordados fueron traspasados y enriquecidos según la dirección del artista Melchor Gutiérrez San Martín en 1991 por las Madres Benedictinas del convento de Santa María de Carbajal de León.

Del mismo modo, la efigie de Simón de Cirene cuenta con dos túnicas, una sencilla en tela marrón de 1993 y otra más rica y vistosa con bordados sobre terciopelo verde realizada ideada y realizada por Melchor Gutiérrez en 1994. En la procesión de los pasos, según lo que determine el abad y su junta de seises, el Cirineo de Víctor de los Ríos puede vestir cualquiera de las dos túnicas.

En la actualidad el paso del Nazareno presenta un trono realizado en 1948 por Manuel Guerra, con candelabros de Manuel Guzmán Bejarano de 1972, para el paso de misterio de la hermandad sevillana de San Gonzalo, parroquia situada en el Barrio León de Triana. El conjunto fue adquirido en el año 2000 y restaurado en el 2010, en sustitución del, ya muy modificado, diseñado y efectuado en los talleres de  Víctor de los Ríos de Madrid en 1946.
Paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno. Cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno. León. Foto G. Márquez. 2015

Es de destacar que el paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno participó en el Vía Crucis que con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud tuvo lugar en Madrid el 19 de agosto del año 2011, acompañado por su agrupación musical del Dulce Nombre de Jesús Nazareno, que resultó el mejor remate de los actos en conmemoración del IV centenario de aprobación de los primeros estatutos de la cofradía de Jesús Nazareno fundada en el convento de Santo Domingo de León.

Durante la primavera y verano del año 2015 la imagen del Nazareno ha experimentado su mayor labor de conservación y restauración a cargo del prestigioso escultor, investigador y profesor de Bellas Artes de Sevilla Juan Manuel Miñarro López, quien ha realizado también, desde su faceta de escultor, el nuevo cuerpo de la imagen, que será dotada de una nueva cruz de procesión realizada por el imaginero Enrique Lobo Lozano, que ya hizo las cruces de altar y procesión para Nuestro Padre Jesús del Gran Poder, el Señor de Sevilla.

La imagen titular de la cofradía de nazarenos de León, se encuentra al culto en el retablo central de la capilla de Santa Nonia de León, habiendose repuesto en su altar, tras su restauración, el Domingo 13 de septiembre de 2015.

BRACEROS
94

MÚSICA (2017)
Lunes Santo. Agrupación musical de la cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno. (León, 2005)
Viernes Santo. Agrupación musical de la cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno. (León, 2005)

No hay comentarios:

Publicar un comentario