lunes, 21 de enero de 2013

MADRE DOLOROSA. Víctor de los Ríos, 1949.

Viernes Santo 

Madre Dolorosa. La "Pena Bonita" de la cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno. León. Foto. A. Márquez.
La Madre Dolorosa de la cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno es, como la apodaba el Cronista de León Máximo Cayón Waldaliso, la "Pena Bonita" de la procesión de los Pasos. 

Fue Víctor de los Ríos el imaginero que entregó a la cofradía de Jesús, en 1949, la bellísima imagen de "La Dolorosa", que es el modo popular por el que se conoce a la Señora del Nazareno en León. 

Víctor de los Ríos había realizado para la cofradía de Jesús en 1946 la imagen de San Juan y la de Simón de Cirene, esta última para el paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno. La ejecución de las obras fue motivo de gran satisfacción de la hermandad que decidió pocos meses después adquirir una nueva imagen que representase la Soledad de María en la procesión de los Pasos, y desde luego, tenían claro que el encargo recaería también en Víctor de los Ríos. Era comprensible que la hermandad de Jesús Nazareno se propusiera la sustitución de la imagen de la Dolorosa original con la que contaba la cofradía desde 1849.

Aquella imagen que cerraba la procesión de la Pasión de Cristo el Viernes Santo por la mañana, fue realizada junto con la de San Juan, por Jerónimo Román, de quien no sabemos nada más que su nombre y la autoría de estás dos representaciones, de pequeño tamaño y de vestir, que constituyeron el séptimo y octavo paso de la procesión de los Pasos desde entonces.

Si bien se ha venido señalando que en el incendio del convento de Santo Domingo durante la Guerra de Independencia contra el ejército de Napoleón, (1808-1812) se destruyeron varios pasos, incluso una representación de la Virgen en su Soledad perteneciente a la cofradía de Jesús Nazareno, el libro de Acuerdos y Cuentas de la cofradía que da fe de ese periodo no señala nada de esto, es más, nos cita los pasos que tenía la hermandad anteriormente al hecho citado, así en 1795 se contabilizan los, correspondientes con los actuales de Nuestro Padre Jesús Nazareno, la Flagelación, la Coronación, el Ecce Homo y el Expolio. Posteriormente la propia documentación de la hermandad nunca señala nada respecto la imagen de una Soledad, o Dolorosa, hasta que se adquiere a Jerónimo Román en 1849 la primitiva imagen sustituida por la realizada 100 años después por Víctor de los Ríos.

Como nota curiosa, podemos señalar que en 1826, la cofradía de Jesús Nazareno incorporó excepcionalmente a su procesión de los Pasos la imagen de Nuestra Señora de la Soledad, una de las dos titulares de la hermandad de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad, con quién ya compartía la capilla de la Esclavitud, (Santa Nonia) tras el incendio del convento de Santo Domingo. El dato no viene señalado en los libros de la hermandad de Jesús Nazareno, y es el Cronista Cayón Waldaliso quién recopila la referencia procedente de la documentación de la cofradía de las Angustias.

La razón de porqué se produce éste hecho la desconocemos, pero tendría relación con que la cofradía de Jesús Nazareno proporcione al Sermón del Encuentro en la Plaza Mayor una mayor expresión didáctica, desde que se recupera dicha exhortación en 1822 como un "(...) discurso análogo a el doloroso trance de María Santísima cuando encontró a su Santísimo hijo en la calle de la amargura (…)”, tal y como se expresa el abad de la Cofradía en aquella fecha, Blas Montes, al hacer una solicitud al Ayuntamiento de León para que permita éste piadoso y popular sermón.

En 1849, con la adquisición de aquella primera imagen de la Virgen en su Soledad, y San Juan, el sermón evolucionó a una escenificación teatral, que con el centro de atención en el paso del Nazareno, fue descrito en 1866 por el poeta Romántico Gustavo Adolfo Bécker, y que ha dado lugar al actual y multitudinario "Encuentro" en la Plaza Mayor, pero con las imágenes de San Juan y la Madre Dolorosa realizadas por Víctor de los Ríos en 1949. 

El sereno y dolorido rostro que ideó Víctor de los Ríos como espejo del sentir cofrade de los hermanos de Jesús, ha sido motivo de una creciente devoción, y como muestra de cariño a esta bella representación mariana, el paso se ha engrandecido por la atención de la cofradía, pero también gracias a las numerosas donaciones que a modo de ofrenda ha recibido la "Pena Bonita".

Trasera del palio y manto de la Madre Dolorosa de la cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno. León. Foto G. Márquez.Inicialmente la Dolorosa no iba cubierta con palio en al comenzar su participación en la procesión de los Pasos, aunque en la actualidad la Virgen de la mañana del Viernes Santo leonés ostenta un magnifico y original paso que tiene su inicio en 1979, en sustitución de un dosel sencillo sostenido por diez varales que formaba un modelo de palio clásico denominado como "de cajón". 

En aquella procesión de 1979, la Dolorosa estrenó un nuevo palio, el comienzo de una reforma total, cuyo techo y bambalinas fueron diseñados, realizados y donados por los artistas Melchor Gutiérrez San Martín y su esposa Ana Renedo González. Las bambalinas están realizadas en cuero trabajado con relieves y dorados, siendo el material del dosel del palio de metacrilato transparente con un escudo de León en el interior central del techo, rodeado de los escudos de los partidos judiciales de León. Aquel primer palio de la Dolorosa tenía la peculiaridad que hoy le define, y es que en vez de tener doce varales, correspondiendo simbólicamente a los doce Apóstoles, presenta catorce, en alusión a las estaciones del Vía Crucis. Por otro lado, la imagen se dispone, no en la parte central del paso, sino en la zona delantera, con una candeleria a propósito escasa y poco destacada visulamente, excluyendo también el remate trasero con candelabros o faroles de cola.

Los heterodoxos varales actuales de peculiar diseño, que sustituyen los originales, son obra de los talleres de orfebrería Roncero de Córdoba incorporados en 1998 para rematar la reforma del trono iniciada en 1996 con el estreno de éste, diseño y obra también de Melchor Gutiérrez, quien se encargó también del diseño y bordado, junto con su mujer Ana Renedo, de los dos vestidos que últimamente luce en la procesión de los Pasos, uno de color blanco realizado en 1993 por las alumnas de la escuela de bordado de Venta de Baños, y el último, esta vez en fondo negro del año 2009, ambos con una rica, profusa y excelente labor de bordado en oro y pedrería.

El manto para la procesión fue originalmente realizado en 1950 por Saturnino Escudero, si bien no se estrenó hasta 1952, aunque en 1993 fue traspasado el diseño original y ampliado bajo la dirección y trazas de Melchor Gutiérrez, realizándose en el Convento de las Benedictinas de Santa María de Carbajal.

En la procesión de los Pasos que cierra la Dolorosa, luce la Virgen un collar de perlas, un rosario de nácar y plata, un corazón atravesado por siete puñales en plata y piedras preciosas, una diadema en plata de los talleres Roncero de Córdoba, unos gemelos de oro con perlas, y un pañuelo de encaje, todo ello debido al ofrecimiento y cariñosa devoción de diversos hermanos de la cofradía y devotos de la Madre del Nazareno.

Es anecdótico que en 1960 la Madre Dolorosa de la cofradía de Jesús Nazareno participó en la Solemne procesión del Santo Entierro organizada aquel año por la hermandad de las Angustias.

La bella y mimada "Pena Bonita" fue restaurada en el año 2005 por Francisca Romero, eliminándose en la actuación de conservación las cinco lágrimas que surcaban su rostro desde su realización. 

BRACEROS 
88

MÚSICA (2017)
Banda de música de la cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno. (León, 1997) 
Madre Dolorosa. La "Pena Bonita" de la cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno. León. Foto. G. Márquez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario