domingo, 16 de septiembre de 2012

LA CRUZ DE SEPTIEMBE Y EL CINCUENTENARIO DE LA COFRADÍA DE LAS SIETE PALABRAS DE LEÓN.



Cartola pintada de la Crucifixión por Adela Pérez Piñó. Trono de Nuestro Padre Jesús de la Humillación y Paciencia. Real cofradía de Minerva y Vera Cruz. Foto G. Márquez.El pasado 14 de septiembre del presente año 2012 resultó una tarde-noche atípica en el costumbrismo cofrade leonés, ya que dos procesiones hicieron su recorrido por las calles de la ciudad, ambas en relación con la advocación y festividad del triunfo o exaltación de la Santa Cruz.

La primera procesión de la tarde fue la organizada por la parroquia de San Martín, en la que braceros del popular barrio llevaron a hombros la talla de una moderna imagen que representa al Crucificado, bajo la advocación, repetida en León ya por quinta ocasión, de Cristo de la Agonía, realizada y donada a la citada iglesia por el parroquiano José Luis de las Cuevas en el año 2010 y que ya fue sacado en la procesión de la Cruz de septiembre en el año 2011.

Placa a la entrada del Monasterio del Monasterio de Santa María de Carbajal. Foto G. Márquez.
La procesión ha sido promovida por el párroco de San Martín, Argimiro Alonso, y viene a cubrir el hueco que en el año 2000 dejó la hermandad de la Vera Cruz leonesa, al eliminar en la celebración de dicha festividad su procesión pública, con el pobre razonamiento de señalar como motivo, que “nadie iba a ver al procesión”, algo subjetivo en lo que afecta a los actos de una cofradía penitencial y que tampoco era cierto, ya que si bien no era multitudinariamente seguida, sí había siempre fieles acompañando y viendola por los barrios de el Mercado y San Martín.

Puerta de entrada al monasterio de Sana María de Carbajal. León. Foto G. Márquez.
Desde luego, la participación en la festividad de la Exaltación de la Vera Cruz por los hermanos de “la Minerva” era mucho más mayoritaria que en la actualidad, ya que la asistencia de los braceros del paso del Lignum Crucis, entre setenta y noventa, de los que formé parte, los componentes de la banda de cornetas y tambores, más de medio centenar, los niños portadores de faroles e incensarios, y la junta de seises (gobierno), de la cofradía de Minerva y Vera Cruz, alcanzaba casi los doscientos hermanos que tras la celebración de la Eucaristía conmemoraban con procesión la festividad de su advocación a la Santa Vera Cruz, exponiendo públicamente a los pies de la Cruz renacentista portada en el paso, la Santa reliquia de la Cruz que custodia la hermandad.

En contraposición actual está el sencillo, discreto y casi acto familiar de la celebración de la Misa en la iglesia conventual de las Madres Benedictinas del monasterio de Santa María de Carbajal, donde se presentó la reliquia de la Vera Cruz a la devoción de los cuarenta participantes en la que debería ser la fiesta de Real Cofradía y congregar por invitación al resto de hermandades que se encuentran bajo la advocación a la Santa Cruz, ya que por muy importante que sea una fiesta, si no se comparte con invitados poca o nula trascendencia festiva tendrá.

Santo Cristo de la Agonía. José Luis de las Cuevas 2010. Parroquia de San Martín. León. Foto G. Márquez.La ruptura desde el año 2000 entre el párroco de San Martín y la Real cofradía de Minerva y Vera Cruz, ha sido el motivo para que en la parroquia se venga celebrando la festividad de la Santa Cruz de septiembre por parte de la parroquia en colaboración con las cofradías de Animas y Santo Cristo de Afuera de San Martín, Santo Cristo de la Redención y la de María del Dulce Nombre, quedando fuera la hermandad penitencial más antigua de la ciudad, la Vera Cruz. En el transcurso de la festividad, en San Martín, tomó posesión como nuevo abad de la hermandad de Animas y Santo Cristo, José Antonio Díez Rodríguez, y como decimos los cofrades leoneses y, también en mi condición de hermano de la misma, ¡que sea enhorabuena hermano!

La procesión, aparte de contar con el moderno Cristo de la Agonía, exento de policromías, fue acompañado por la agrupación musical de la cofradía Santo Cristo de las Bienaventuranza que, como peculiaridad, iba delante del paso, en vez de ir detrás. Son esas cosas de León que llaman algunos “tradición”, aunque no se puedan explicar ni con lógica ni con la historia. Por otro lado, los pantalones cortos y ropa deportiva de los niños que llevaban delante la Cruz y ciriales nos hace reflexionar sobre el poco cuidado que se pone en las cosas a la hora de organizar una procesión, en las que deberían primar las formas, la seriedad y el rigor, que debiera plasmarse en unas normas de obligado cumplimiento para todas las procesiones, y en las que hubiera un responsable de su conociendo y observancia.

La procesión de la Cruz de San Martín iba cerrada por componentes de las hermandades parroquiales, en escaso número, de dos a cuatro por cada cofradía, donde si formaban dos seises de la Vera Cruz.

Santo Cristo de la Agonía. Amado Fernández, 1969. Copia al detalle del Santo Cristo de los Balderas. Gregorio Fernández, 1631. Cofradía de las Siete Palabras. León. Foto. G. Márquez.Sin embargo, y desde mi punto de vista personal, el acto más importante de éste “viernes de la Cruz” de septiembre, fue la procesión extraordinaria de la cofradía de las Siete Palabras de Jesús en la Cruz en la conmemoración de los cincuenta años de su fundación.

La hermandad de las Siete Palabras ha venido desgranando diversas celebraciones a lo largo de todo el año que han abarcado desde los reconocimientos a sus hermanos mayores y a los más veteranos, un concurso de pintura, una exposición, diversos conciertos de música, en los que han participado diversas agrupaciones musicales leonesas y como ejemplos destacados, la banda de música de la Academia Básica del Ejercito del Aire, la banda de cornetas y tambores de San Juan Evangelista de Triana, y la agrupación musical de Nuestra Señora de la Encarnación de Sevilla. También ha presentado algunos estrenos, como una Cruz y ciriales nuevos para la apertura de la procesión, un trono nuevo para el paso de la Quinta Palabra, obra del taller granadino “Hijos de Esteban Jiménez" de Baza y la marcha “Porqué me has abandonado” compuesta por Abel Moreno y dedicada al paso de la Cuarta Palabra, además de la realización diferentes eucaristías en las iglesias donde están expuestas para la devoción popular las tallas que representan a Cristo en alguno de sus seis pasos.

Sin embargo, es posible que el acto más importante fuera esta procesión extraordinaria que culminaba el Triduo que había comenzado dos días antes en la iglesia parroquial de San Marcelo, donde se encuentra fundada la cofradía y lugar en que está el Cristo de los Balderas, imagen titular de la hermandad fundada el 22 de septiembre de 1962 bajo la aprobación del Obispo Luis Almarcha. El imponente Cristo Crucificado que realizó Gregorio Fernández en 1631, se convirtió en el referente de la hermandad y fue sacado en su procesión de las Siete Palabras entre 1963 y 1968, siendo a partir de 1969 cuando comenzó a salir una copia del Cristo de los Balderas, bajo la advocación de Santo Cristo de la Agonía y realizada por el tallista Amado Fernández,  colaborador y trabajador en el taller del escultor y restaurador Andrés Seoane. La copia fue hecha para no deteriorar el original de Gregorio Fernández, ya que desde 1957 participaba en la procesión del los Pasos de la hermandad de Jesús Nazareno el Viernes Santo por la mañana, y el trasiego que desde la fundación de la cofradía de las Siete Palabras sufría la imagen, hizo que las autoridades eclesiásticas de la ciudad prohibiesen a ambas hermandades que sacaran el gran crucificado de Gregorio Fernández para su optima conservación.

Procesión extraordinaria, 14 de septiembe de 2012. Santo Cristo de la Agonía. Amado Fernández, 1969. Copia al detalle del Santo Cristo de los Balderas. Gregorio Fernández, 1631. Cofradía de las Siete Palabras. León. Foto. G. Márquez.
Como curiosidad; la copia que Amado Fernández realizó del Cristo de los Balderas fue tan excelente, que el mayor conocedor y especialista en la obra de Gregorio Fernández, el Catedrático en Historia del Arte de la Universidad de Valladolid, Juan José Martín González, en una visita a la Semana Santa de León, afirmó que la imagen que tenía ante él, en la procesión, era inequívocamente el Cristo de los Balderas, quedando sorprendido cuando le convencieron que era una copia al mostrarle el original que se encuentra en la iglesia parroquial de San Marcelo. Es, por tanto, esta copia del Crucificado del genial escultor, la mejor obra que nos ha dejado Amado Fernández.

Pero volviendo a la procesión extraordinaria conmemorativa de la hermandad de las Siete Palabras, en la festividad de la Cruz de Septiembre, hay que destacar como el último día del Triduo tuvo lugar en la S. I. Catedral de León, tras ser traslado el Cristo de la Agonía desde la parroquial de San Marcelo a la Catedral de Santa María, y desde aquí partió posteriormente la procesión con la Sagrada Imagen ya en su trono, obra de los talleres Salmerón en el año 2006. Abría la procesión la Cruz y ciriales, detrás iban las banderas de las Siete Palabras acompañadas una a una por componentes de la Junta de Seises de la hermandad, precediendo al paso del Santo Cristo de la Agonía, o de la Séptima Palabra, con las marchas interpretadas por la banda de música de la cofradía, fundada en 1988, presidiendo la procesión un representante de las cofradías de la Semana Santa de León, a excepción del de la Vera Cruz, y el abad de las Siete Palabras, Luis Miguel Zapico, junto al fundador de la misma, el entrañable Eduardo de Paz, ambos profundamente emocionados por el momento que vivían y arropados por hermanos y amigos en todo el trayecto.

Procesión extraordinaria, 14 de septiembe de 2012. Santo Cristo de la Agonía. Amado Fernández, 1969. Copia al detalle del Santo Cristo de los Balderas. Gregorio Fernández, 1631. Cofradía de las Siete Palabras. León. Foto. G. Márquez.
Cruz, ciriales y estandarte de la cofradía de las Siete Palabras saliendo de la S.I. Catedral de León en la procesión extraordinaria de su cincuentenario. Foto. G. MárquezEl orden y seriedad que imprimieron los hermanos de las Siete Palabras en su salida extraordinaria son un verdadero ejemplo de como han de hacerse las cosas. Es cierto que quizás podría haberse dado una mayor participación de los cofrades de las Siete palabras, acompañando con cirios al Cristo de la Agonía, y precediendo con faroles al paso, pero, también es cierto que no es usual que en León se realicen procesiones extraordinarias o, incluso, ordinarias, fuera de los días de la Semana Santa, salvando la festividad de la Virgen de la Alegría por parte de la hermandad de las Angustias.

Creo que igual que el año pasado felicitamos a los hermanos de la cofradía de Jesús Nazareno, por su excelente programación y procesiones para  conmemorar el 400 aniversario de los estatutos de la cofradía, no menos se merece la cofradía de las Siete Palabras de Jesús en la Cruz, que a lo largo de todo el año ha venido ofreciendo lo mejor para celebrar sus 50 años de existencia, y por regalarnos a todos, esa fantástica y excepcional imagen del Cristo de la Agonía pasando con solemnidad frente a la fachada de la Catedral de Santa María de León, gracias a la magnifica puja de sus braceros. Quedará, así, como una imagen única para todos los que nos congregamos a fin de acompañar a los hermanos de las Siete Palabras en su celebración.

¡Enhorabuena hermanos!
G. Márquez
Estandarte, Cruz y ciriales de la cofradía de las Siete Palabras de Jesús en la Cruz.  Procesión del cincuentenario. León, 14 de septiembre de 2012. Foto G. Márquez.


1 comentario:

  1. Excelente la entrada que has escrito, es un honor leer siempre la información qué nos das. Gracias Hermano por compartilo con nosotros.

    ResponderEliminar