martes, 1 de mayo de 2012

ORIGENES DE LAS COFRADÍAS PENITENCIALES EN LA CIUDAD DE LEÓN DURANTE LA EDAD MODERNA: 500 años de historia de la Semana Santa de León.

Las cofradías y procesiones de la Semana Santa leonesa tuvieron su origen en las hermandades penitenciales y de disciplina del siglo XVI, si bien el Cronista Luis Pastrana Giménez manifestó, por un documento de la Catedral de León, la certeza de la existencia de la procesión de Disciplinantes que salía del monasterio de San Francisco ya en 1481.[1]

Cruz de guía (Crismón) y faroles de la Vera Cruz en la década de 1990. Portada revista Real cofradía del Santísimo Sacramento de Minerva y la Santa Vera Cruz. León. 1998.
El franciscano-capuchino P. Domingo Montero Carrión, pregonero de la Semana Santa leonesa del año 2003, afirmó en su pregón la “(…) importante función que los franciscanos hemos desempeñado en la animación de la Semana Santa leonesa, ya desde el s. XV, cuando en el Real Convento de San Francisco fue fundada e instituida la Cofradía de la Santa Vera Cruz, organizadora de la primera procesión penitencial de la Semana Santa leonesa, la de los disciplinantes, que tenía lugar durante la noche del Jueves Santo”, (Sic) y, efectivamente, fue precisamente en el convento Franciscano donde encontramos la primera referencia a la cofradía de la Santa Vera Cruz, tal y como consta en un documento notarial de donaciones a ésta hermandad en 1513, señalándose como abad de la cofradía a Francisco Zapatero,[2] siendo el 28 de marzo de 1521 cuando tenemos noticia de la primera procesión de la Semana Santa en León, la de los Disciplinantes del Jueves Santo y como ésta entraba durante su estación de penitencia en la Catedral de León, abriendo el cortejo un crucifijo portado por un posible componente de la hermandad penitencial de la Santa Cruz.[3] Ésta procesión del Jueves Santo nos es identificada plenamente por los libros de Acuerdos y Cuentas Municipales desde 1564 y 1567 como la que hacía la hermandad de la Vera Cruz al señalarse en los mismos, a fecha de 18 de abril de 1567: “Que se pregone la procesion de los desciplinantes”; que dice a la letra lo siguiente: “Este dia los dichos señores mandaron que se pregone oy a las plaças y mercados desta cibdad haziendo saber que mañana a la noche se haçe procesion de la Cofradia de la Cruz y a de aber desciplina para que todos los vezinos que quisieren allarse a la dicha procesion y llebar lumbre lo agan, lo que sera a las siete de la noche, y que todos los vezinos por las Calles donde pasare la procesion linpien las Calles so pena de, a un maravedi a cada uno que no las linpiare”,[4] y en 1565 en este modo: “quatrorreales de ocho baras para el teniente y los regidores El Juebes Santo para gobernar la procesion de los deceplinantes”.[5] De este modo observamos como se identifica la procesión de los Disciplinantes del Jueves Santo con la hermandad de la Vera Cruz y también llama la atención el hecho de ser los regidores municipales quienes gobiernan con varas la citada procesión, constatado continuamente desde entonces y curiosamente esta noticia se produce tras la finalización del Concilio de Trento, (1545-1563) siendo así cuando en León comienzan las noticias y la implicación Municipal en las procesiones de la Semana Santa leonesa.

Cristo de "palo de rosa" y Cruz de Guia. Revista Real Cofradía del Santísimo Sacramento de Minerva y la Santa Vera Cruz. León. 2005. 
Desde 1556 los hermanos de la Vera Cruz celebraban misas y la fiesta de la Circuncisión en la capilla adquirida dos años antes, en el interior de la Iglesia de San Francisco, por Juana de Quiñones y su marido Francisco Álvarez, quienes en 1586 la fundan bajo la advocación de la Cruz, lugar donde se guardaron las insignias de la hermandad y de la que pasaría a ser la propietaria hasta la desamortización de bienes eclesiásticos de 1835, [6] siendo en este año cuando se describe el altar del Santo Sepulcro en el Boletín Oficial de la Provincia,  compuesto por “Un retablo viejo con una cruz dorada. San Juan y la Dolorosa. El Señor en su Urna dorada con sus cristales”, afirmando que esté pertenece a la cofradía de la Cruz, sita en dicho convento.

También durante el siglo XVI y por la influencia post conciliar trentina, se fundó, tal y como nos da fe el investigador leonés Alfonso Morán, la cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad de Nuestra Señora la Virgen María, pero esta vez en el convento de Santo Domingo, siguiendo los modelos de hermandad de disciplina y penitencia, como ya lo era la Vera Cruz, el 9 de febrero de 1578, cuyo primer abad fue el pintor Gregorio de Herreras. Esta nueva hermandad de inequívoca advocación mariana, basada en el ejercicio de la caridad, pudo surgir muy posiblemente a imitación de la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y Angustias fundada en Madrid el 21 de mayo de 1567 por la Reina Isabel de Valois haciendo su primera procesión el 16 de abril de 1568. [7] La nueva hermandad leonesa establece en su regla fundacional la realización de una procesión de disciplina y penitencia el Viernes Santo a las “ocho horas de Prima noche”, recorriendo las iglesias que el abad, diputados y oficiales estableciesen, siendo también importante señalar que no se citan pasos o imágenes para la procesión, sino “Insignias de la Pasión de Nuestro Señor e de las Angustias y Soledad de la Virgen María repartidas de trecho a trecho”, que eran formados por cofrades de luz, alumbrando en procesión y los de sangre ó de disciplina, todos ellos ataviados con túnicas negras y la insignia “de las Angustias de Nuestra Señora” sobre el pecho.[8] La cofradía de las Angustias y Soledad estableció en éste monasterio de Santo Domingo su capilla y es de destacar como la hermandad buscó engrandecerse, solicitando ser agregada a la romana Archicofradía de la Gloriosísima Virgen María del Llanto, algo que consigue según bula Pontificia en 11 de mayo de 1586, para disfrutar de las gracias e indulgencias otorgadas a la citada congregación de Roma.[9]


Cruz de Guia y Guión de la cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno. León. Foto. G. Márquez.
El mismo convento de Santo Domingo vería nacer una nueva hermandad penitencia con la fundación de la cofradía de Jesús Nazareno el 4 de febrero de 1611,[10] si bien el 9 de julio de 1610 la cofradía de Jesús Nazareno ya contaba con Ventura Valdés como abad de la misma, negociando la compra al convento de una capilla,[11] estableciendo como condición, entre otras, la verificación de una procesión por la ciudad el Miércoles de Tinieblas, teniendo cierta constancia de la realización en León de una procesión en este día de la Semana Santa con anterioridad, por un curioso error en los Acuerdos Municipales de 1569, y por ello sospecho que pudo existir una primitiva cofradía bajo la advocación al “Nazareno” antes de la fecha fundacional de ésta hermandad. De todos modos la regla de 1611 establece que la cofradía de Jesús Nazareno debía hacer el Viernes Santo por la mañana una procesión de nazarenos por la ciudad, con cruces a cuestas, túnicas y capirotes de lienzo negro, llevando todos un rosario en las manos, sin tampoco citar la participación de alguna imagen o paso en el cortejo penitencial. La única referencia a una efigie llamada de "Jesús Nazareno" se refiere a la procesión que, también, debía hacer la cofradía el día del Triunfo de la Santa Cruz, 16 de julio, a la que debían ir “todos los cofrades con su pendón y cruz levantada y un Jesús Nazareno a la postre con sus hachas”.

Cruz de Guia y estandarte de la cofradía del Santísimo Cristo de la Expiración y del Silencio. León. Foto. G. Márquez.
Existió otra cofradía de probable sentido penitencial, en este caso, fundada en el convento de San Francisco y denominada en 1590 por primera vez como “Compañía del Cordón del Glorioso San Francisco”, o de modo más sencillo “Cofradía del Cordón”, que tendría vinculación directa con la Orden Tercera Franciscana. Esta primera noticia y nombramiento de la cofradía se refiere a la limosna de 100 reales entregada por los regidores municipales, con destino a sufragar la obra de “dicho Santo y andas”.[12] No sabemos más, hasta que en 1678 la Orden Tercera comenzó a construir una capilla propia, adosada a la iglesia de San Francisco, que contaría en el siglo XVIII con los retablos de la Inmaculada, (una de las principales devociones franciscanas) San Francisco el mayor, Jesús Nazareno, Ecce Homo, Cristo Crucificado, Santa Teresa y Santo Domingo. La "cofradía del Cordón" tendría la posible función en Semana Santa de la realización de una procesión con la imagen de “Jesús Nazareno” el Domingo de Ramos, tal y como se señala en los estatutos de la Orden Tercera de Penitencia en 1741, probable heredera de la cofradía, estableciendo también, en estos mismos, la “procesión del Cordón”, los últimos domingos de mes. Vemos una relación entre ambas congregaciones, sin embargo nos queda todo por conocer


Bandera del paso Santo Cristo de la Agonía. Cofradía Dulce Nombre de Jesús Nazareno. Foto. G. Márquez.Estos son los orígenes de las cofradías y procesiones de la Semana Santa de León y de este modo se presenta la Semana Santa leonesa en los albores del siglo XVII, con la certeza de la realización de tres procesiones: La de los Disciplinantes el la tarde-noche del Jueves Santo a cargo de la cofradía de la Santa Vera Cruz, saliendo del convento de San Francisco, la de Nazarenos en la mañana del Viernes Santo por la cofradía de Jesús Nazareno y la de Disciplina y Penitencia de la cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad de Nuestra Señora la Virgen María en la tarde-noche del Viernes Santo, ambas partiendo de su sede fundacional en el templo del convento de Santo Domingo, siendo muy posible que también la Compañía del Cordón del Glorioso San Francisco realizase en la tarde del Domingo de Ramos otro cortejo penitencial. En estas procesiones no tenemos constancia de la participación de pasos, al menos con la información con la que contamos documentalmente, aunque sí tenemos la muestra material de imágenes del siglo XVI en éstas hermandades, si bien ese aspecto de los pasos lo trataremos en otra ocasión.

Para finalizar hemos de observar la importancia que tomaron las procesiones de las cofradías en la Semana Santa de la ciudad de León, señalando como en 1599 y por causa de las pestes que asolaban la región, se decidió cerrar las puertas de la ciudad, evitando así la llegada de “extranjeros” para que favoreciesen la propagación de la mortal plaga en la ciudad, hecho que impedía que las procesiones que partían de los Conventos de San Francisco y Santo Domingo, ambos extramuros, pudiesen realizarse, por lo que una delegación del Ayuntamiento leonés, se reunió con los capitulares de San Isidoro a fin de que todas las procesiones penitenciales se organizasen y salieran del citado templo, hecho que quedó constatado documentalmente y así se realizó en aquella fecha.[13]

G. Márquez.


[1] Pastrana, L. Anotaciones por Luis Pastrana Giménez. Cronista de León. Real Cofradía del Santísimo Sacramento de Minerva y la Santa Vera Cruz. León, 2012, pág. 68.
[2] Márquez, G. Una escritura notarial de 1513 nos proporciona la noticia más antigua de la cofradía de la Santa Vera Cruz de León y consecuentemente, de toda la Semana Santa leonesa. Filandón, 28 de marzo de 2004
[3] E. Díaz Jiménez y Molleda. Historia de los comuneros de León y de su influencia en el movimiento general de Castilla. Madrid, 1916. Pág. 187
[4] A.H.M.L. L. Ac. , 6, fols. 373v y 376.
[5] A.H.M.L. Cuentas de propios, 230, 3, fol. 86v
[6] Márquez, G. Gastos Municipales ordinarios en la Semana Santa. (1564-1772) Filandón, 11 de marzo de 2001 y  Márquez. G.. Breves apuntes de la cofradía de la Santa Vera Cruz de León: II.” Real cofradía de Minerva y Vera Cruz. 1998.
[7] Guevara Pérez, E, y. Rivera Vázquez, M. Historia de la Semana Santa de Madrid. Ediciones Silex 2004
[8] Alonso Morán, A. Trascripción de la Regla fundacional de la Cofradía de las Angustias y Soledad de Nuestra Señora la Virgen María. 1578. León, 2010
[9] S. Domínguez Sánchez. Nuevos Datos sobre la cofradía de las Angustias en el siglo XVI. Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad. León, 2003. Págs. 12-13.
[10] González, X y Pastrana, L. Cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno. La Regla de 1611. 2003)
[11] Márquez, G. Fundación de la capilla de Jesús Nazareno en el convento de Santo Domingo de León. Filandón, 11 de octubre de 1998.
[12] Márquez, G. La cofradía del Glorioso Cordón de San Francisco: Un dato que nos refiere a su existencia en el siglo XVI. La voz del Silencio. León, 2006, págs. 20 y 21.
[13] Pastrana. L. Procesiones en tiempo de peste. Cofradía Minerva y Vera Cruz. León, 1996, pág. 12.


2 comentarios: